Opinión

El agua en la Ciudad de México

 
1
 

 

Bebedero. (alianzasalud.org.mx)

Cuando en México abrimos las llaves del agua en nuestra casa, esperaríamos que el agua fuese potable. Debería estar libre de contaminación por bacterias patógenas (coliformes) que pueden enfermarnos. ¿Cómo garantiza el gobierno de la Ciudad de México y la SEP que el agua que toman los niños en los bebederos de las escuelas públicas sea agua segura? ¿Qué procedencias tiene el agua que consumimos en el DF y qué clase de tratamiento, además del antimicrobiano, evita la presencia de productos químicos como el plomo?

Sabemos del peligro real de que el agua, aun tratada, se contamine en su distribución por tuberías y válvulas instaladas hace más de 40 años ¿Cómo se combate la presencia de materia orgánica y qué concentración tienen los desinfectantes químicos utilizados, los cuales pueden ser cancerígenos como los trihalometanos? ¿Cuál es la concentración del material biodegradable que podría impedir el crecimiento microbiano en tuberías rotas y agrietadas?

En la Ciudad de México no existe integridad física del sistema de distribución del agua a través de tuberías con fugas constantes. Para el agua contaminada de la Ciudad de México es obligatorio usar desinfectante residual e invertir en los próximos años en el cambio total de la tubería de asbesto cemento, albañal y metálica con más 40 años enterradas y cambiarla por tuberías resistentes de plástico flexible, como lo hicieron Holanda, Suiza y Alemania.

La obligación del gobierno del DF es agregar un desinfectante al agua para consumo domiciliario y reemplazar el sistema arcaico, inflexible de distribución del agua para un subsuelo como el de la Ciudad de México e instalar estaciones de tratamiento de agua para distancias largas.

¿Qué tipo de sanitización reciben las pipas que transportan agua a las colonias sin agua? ¿Los pozos de donde proviene esa agua son constantemente desinfectados?

En Alemania, Suiza y Holanda, por la gran calidad y seguridad de sus sistemas de distribución de agua potable no utilizan desinfectantes residuales y el agua es totalmente segura para tomarse, aún en las estaciones de trenes, sin bacterias patógenas ni productos químicos cancerígenos.

Twitter:@SalvadorGLignan

También te puede interesar:

El agua se acaba

¿Los alimentos transgénicos se comen?

Hornos de microondas y contaminación de alimentos