Opinión

El acertijo del crédito a las empresas

 
1
 

 

[El peso retrocedió 0.08 por ciento respecto al dólar en la sesión de este lunes. / Bloomberg / Archivo] 

No hemos resuelto en México el acertijo del financiamiento bancario, hay que reconocerlo.

De acuerdo con datos del Banco Mundial, el crédito interno al sector privado como proporción del PIB promedio fue en México 30.6 por ciento en 2013.

Ese mismo parámetro fue de 70.7 por ciento en Brasil; 105.9 por ciento en Chile o 192.3 por ciento en Estados Unidos.

Es cierto que ha ido subiendo en nuestro país, pues era de apenas 24.3 por ciento en 2010.

Sin embargo, el ritmo de avance no es suficiente y estamos todavía muy rezagados respecto a países con grado de desarrollo similar al nuestro.

Una de las explicaciones que se confirma trimestre con trimestre aparece en la Encuesta sobre Evolución Trimestral del Financiamiento de las Empresas que realiza el Banco de México. En la correspondiente al cuarto trimestre de 2014, resultó que sólo 34.4 por ciento de todas las empresas usaron crédito de la banca comercial; 8.0 por ciento de la banca domiciliada en el extranjero y 5.9 por ciento de la banca de desarrollo.

En total, 56.1 por ciento de las empresas analizadas no usó ningún tipo de financiamiento bancario.

Las principales razones para no recurrir al crédito bancario son la situación de la economía; el nivel de las tasas de interés; los requisitos excesivos o los montos exigidos como colateral.

Cuando se pregunta a empresarios por qué no se recurre al crédito bancario, se mencionan todos estos factores. Pero cuando se interroga a banqueros respecto a por qué no se conceden más créditos a empresas, la respuesta es porque no hay demanda.

Hay un poco de verdad en los dos lados.

Las cifras de enero de 2015 indican que la inversión en valores de la banca comercial sumó 2.2 billones de pesos y fue equivalente a 66 por ciento de su cartera de crédito.

La mala noticia es que la proporción es muy alta, y la buena, que hace cinco años exactamente era el 86 por ciento.

Sí, crece el crédito a las empresas pero hay muchas compañías que no califican para recibirlo y aunque la banca de desarrollo está financiando mucho más, falta dar el gran salto.

Ese salto requiere de dos piernas: de una formalización masiva de empresas y de mayores incentivos (positivos y negativos) a que los bancos presten a las compañías.

Ya “sólo” hay que duplicar la proporción del crédito en el PIB para acercarnos a Brasil.

Ojalá que haya más nueces que ruido en esta actividad que sigue siendo vital para que nuestro país aumente su potencial de crecimiento.

Electricidad más barata

ArcelorMittal es la acerera más grande de México y del mundo. Su principal operación se encuentra en Lázaro Cárdenas, Michoacán. En México, esta empresa originaria de India es el consumidor privado número uno de energía eléctrica. Bueno, pues nos dicen que la factura eléctrica de febrero sorprendió a los directivos de esa compañía porque resultó 23 por ciento más baja que lo pagado en el mismo mes del año pasado. Así que por primera vez están viendo que la baja del costo de la electricidad no es sólo discurso sino un asunto que se aprecia en los recibos. Ojalá haya muchos de esos casos.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
¿Cuánto más le ganará el peso al dólar?
¿Nueva sacudida al peso?
Un gobierno con asincronías