Opinión

El 2018 sí pasa por el Estado de México

01 febrero 2017 5:0
 
1
 

 

Alfredo del Mazo Maza es el priista mejor ubicado en las encuestas. (Especial)


La sucesión por el gobierno estatal en el Estado de México, pinta a la clase política nacional en función de sus intereses y de su visión para el año 2018. No coincido con aquellos que postulan que el resultado de las elecciones locales en dicho estado son un preámbulo de lo que sucederá en las federales del año 2018, toda vez que la lógica en ambos procesos es distinto.

Es cierto que dicha entidad es territorio tricolor desde siempre y, no obstante ello, la oposición tiene una presencia muy importante sobre todo en la zona conurbada de la Ciudad de México lo que sin duda alguna, habrá de ser una vitrina y un escenario para conocer la forma en que habrán de moverse los actores políticos. Por un lado, el PRI se ostenta como un ente monolítico, sin divergencias, unido en torno a un proyecto impuesto de manera vertical y personificado por un político perteneciente a una familia de gran tradición política en el estado, la familia Del Mazo.

Lo que llama la atención es el hecho de que parece que en dicha entidad existe una especie de familia real en la que las decisiones en torno al poder se toma por familias. En la final de la contienda tricolor existían dos personas con el mismo apellido: Carolina Monroy del Mazo y Alfredo del Mazo Maza; ambos emparentados con el hoy Presidente de la República, lo que denota que en el PRI del Estado de México hay una crisis profunda en la formación de cuadros o –tal vez- hay una cerrazón a dejar pasar a nuevas caras en la escena política estatal.

En el PAN pasa más o menos lo mismo, por enésima ocasión se registra José Luis Durán, quien ha perdido ya en contiendas anteriores por este cargo y, por otro lado, Josefina Vázquez Mota que parece tener consigo los apoyos del Comité Ejecutivo Nacional de su partido.

Según algunas encuestas, la favorita para llevarse la elección es ella, aunque falta saber cómo operarán dos personajes fundamentales: Eruviel Avila –a nombre de Enrique Peña Nieto- y por otro lado, Andrés Manuel López Obrador en apoyo a su candidata, Delfina Gómez, de quien habrá que esperar sin duda un crecimiento muy importante en los siguientes meses lo que fortalecerá su posición hacia el año 2018 en las elecciones federales.

Lo que queda claro es que habrá una rebatinga muy grande por esta entidad, porque el actual grupo gobernante a nivel federal –sin absolutamente ninguna posibilidad de ganar las elecciones federales del 2018- buscará acomodo en alguna parte y, para ellos, lo mejor es que sea el estado más rico del país y del cual son gobernantes desde hace generaciones.

Han surgido voces que insinúan una negociación entre PRI y PAN para despojar de un triunfo a Andrés Manuel López Obrador –a quien todas las encuestas lo muestran como el puntero y muy probable ganador de los comicios presidenciales-, algo que se antoja muy factible pero de difícil instrumentación, dado que pareciera que AMLO tendrá un caudal importante de votos de panistas, príistas y perredistas desilusionados con sus partidos y con sus gobiernos.

El resultado de las elecciones en el Estado de México no adelantan forzosamente el resultado de las presidenciales, pero sí nos dejarán ver la forma de actuar de las fuerzas políticas que muy posiblemente habrán de repetir en 2018. El PRD parece no pintar, ya que trascendió que por conflictos internos, y de cara a la renovación de la dirigencia nacional de dicho partido, cacicazgos locales prefirieron dinamitar la posible alianza con el PAN para obligar la alternancia en tierras mexiquenses a cambio de quedarse con la dirigencia nacional cuando entregue Alejandra Barrales, sin importar que eso beneficie al PRI.

Parece ser que la verdadera contienda será entre mujeres, la de MORENA y la del PAN. El candidato del PRI no parece ser competitivo en ninguna medición, por lo menos, en cuanto al voto ciudadano. Habrá que esperar a ver si en el Estado de México se impone el voto popular o el voto de un solo hombre, que despacha en los rumbos de Parque Lira, y que es cabeza –por el momento- de la familia real local.

Twitter:@carlosjaviergon

También te puede interesar:

La ANPERT a la vanguardia

Rubí, la democratización de la fama

Nueva geopolítica en la era Trump – Putin