Opinión

Efectos del precio del petróleo en el crecimiento de la economía mexicana

El Secretario de Hacienda Luis Videgaray anunció la estrategia de cobertura de los ingresos petroleros al 100 por ciento, al contratar opciones a un precio promedio de 76 dólares por barril y al congelar casi ocho mil millones de pesos del Fondo de Estabilización para completar los tres dólares de diferencia para llegar a cubrir los 79 dólares sobre lo que se basó el presupuesto de gastos del próximo año.

De esta forma los ingresos del gobierno están sellados. Esto implica que no va a ser necesario realizar recortes en el gasto del año entrante para equilibrar el presupuesto ante una caída adicional en los precios de los hidrocarburos, como se tuvo que realizar en algunos años anteriores, cuando no existía este programa permanente de cobertura de ingresos petroleros. Esto es una excelente noticia.

Afortunadamente el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para 2015 ya contemplaba una caída importante en el precio del petróleo mexicano desde 94 dólares por barril que había promediado en los primeros meses de 2014 a 82 dólares por tonel. Esto hizo relativamente fácil ajustar el presupuesto propuesto. El precio del petróleo es ligeramente menor, pero el tipo de cambio es ligeramente mayor. El ajuste neto resultó inferior a los ocho mil millones de pesos anuales.

Sin embargo, la caída de la renta petrolera no nada más afecta a los ingresos del gobierno, sino que puede impactar también al crecimiento económico, al tipo de cambio y al comercio externo y al empleo. ¿Cómo puede dañarse nuestra economía ante posibles escenarios en el mercado internacional del petróleo?

Los dos anuncios recientes de Arabia Saudita de reducción de sus precios de hidrocarburos nos han hecho evidente un nuevo entorno en el mercado internacional del petróleo que se encuentra en una guerra de precios, lo que nos lleva a estimar los posibles impactos en nuestra economía. Los precios de los hidrocarburos pueden ser más bajos y con cierta permanencia

Hace unas semanas expresamos aquí la estimación de un posible crecimiento superior a 4.0 por ciento apoyado en el buen desempeño de la economía de Estados Unidos; en un importante incremento de la Inversión en proyectos de infraestructura y en distintos sectores como en el automotor, aeroespacial, de telecomunicaciones y de energía; en la mejoría en el flujo de remesas familiares, y en el déficit fiscal aprobado por el Congreso, lo que constituye un motor adicional artificial.

La reducción de los precios del petróleo tiene cuatro principales efectos en la economía mexicana:

1. Menor valor de la producción de petróleo al expresarla en términos monetarios.

2. Menores flujos de divisas, lo que genera un posible déficit en la balanza comercial de Pemex y un mayor déficit en la balanza comercial del país.

3. Un ajuste de esta magnitud en los precios de los hidrocarburos impactan en los presupuestos de las compañías petroleras globales, que cerrarán la producción en los proyectos de menor margen o margen negativo, y se vuelven más selectivos en cuanto a la determinación de nuevos planes, lo que puede implicar menores flujos de inversión de este sector hacia México. Hemos ajustado en 125 puntos porcentuales el crecimiento esperando en la inversión ante este nuevo entorno, lo que también tiene consecuencias en el ingreso de divisas.

4. El menor flujo de divisas hace crecer más lentamente las reservas internacionales en el Banco Central y generan una mayor depreciación del peso; es decir, un tipo de cambio más alto.

Considerando estos efectos y la posible repercusión de la menor inversión en el sector con su efecto multiplicador en la economía, vemos este posible impacto en el PIB ante distintos escenarios en los precios del petróleo mexicano:

Impacto del precio del petróleo en el PIB

Precio promedio 94 88 82 79 75
Efecto en PIB 0.00% -0.26% -0.93% -1.21% -1.70%
Pronóstico PIB 4.40% 4.00% 3.07% 2.79% 2.30%

Ante estas estimaciones tenemos que revisar a la baja nuestro escenario básico para la economía mexicana de la siguiente forma:

Calculando un precio del petróleo mexicano en alrededor de 79 dólares por barril, nuestra nueva estimación de crecimiento del PIB se ubica entre 2.8 y 3.0 por ciento real anual. También estamos previendo un déficit comercial de 25 mil millones de dólares, el más elevado de la historia. A su vez, estamos esperando un tipo de cambio promedio más alto que el que teníamos antes, en 40 centavos, a 13.70 pesos por dólar.

Existen otra serie de consecuencias secundarias ante este significativo cambio en el entorno del mercado de petróleo, como en el empleo, en las tasas de interés, en la inflación, pero por razones de espacio no nos podremos extender a un mayor detalle.

Twitter: @ErnestoOFarrill