Opinión

Efectos colaterales por la caída del crudo

La caída en los precios del crudo es ya de 35 por ciento desde los niveles más elevados que se alcanzaron al final del primer semestre.

Queda más claro que la profundidad de esta caída deriva fundamentalmente de la decisión de Arabia Saudita de golpear a los productores de “shale” en Estados Unidos, por lo que los precios bajos persistirán hasta que los árabes logren ese propósito, o bien, desistan de lograrlo.

En esta guerra, como en casi todas, habrá efectos colaterales, negativos y positivos. Algunos de ellos incidirán directamente en México.

Le enlisto algunos de los más importantes.

1.- Una parte muy importante de la expansión del “shale” en Texas y Dakota del Norte, en Estados Unidos, se realizó a través de crédito. Se estima que podría haber hasta 210 mil millones de dólares de “junk bonds” emitidos por firmas del sector. Si se presentara una quiebra importante de empresas que ya no pueden continuar produciendo debido a los bajos precios del crudo, también habrá incumplimientos importantes de pagos en este mercado, lo que podría tener un efecto en cadena y provocar una sacudida financiera importante entre los bancos e inversionistas que hayan apostado a los llamados bonos basura en busca de rendimientos elevados. No está claro de qué tamaño podría ser la onda expansiva que podría derivarse de esta crisis.

2.- La guerra de precios podría ser prolongada si los empresarios del “shale”, en lugar de rendirse, trabajan intensivamente en mejorar su eficiencia. La firma IHS estima que en relativamente poco tiempo, el costo por barril de un proyecto típico en “shale” ha bajado de 70 a 57 dólares, y se estima que podría caer aún más. Un análisis del número más reciente de The Economist, estima que desde el punto de vista de costos, la mayoría de las empresas de “shale” podrían resistir hasta un año (dejando de lado los problemas financieros). Así que no es descartable un escenario de todo 2015 con crudo barato.

3.- Los proyectos de “shale”, en todo el mundo, van a perder atractivo en el corto plazo, por el incremento de riesgo. En la Ronda 1 hay un paquete de bloques a licitar que son de los llamados no convencionales. Es muy probable que este escenario que no existía cuando se definieron los bloques obligue a una reducción de bloques y ampliación de superficies que los conforman para que realmente haya empresas que le apuesten a la exploración de “shale”.

4.-
El consumidor norteamericano se beneficiará fuertemente por el bajo precio de la gasolina. The Economist estima que ese sólo hecho permitirá un incremento real de 2.0 por ciento en el ingreso de las familias en Estados Unidos, lo que va a apuntalar la recuperación norteamericana y a beneficiar a la industria exportadora mexicana.

5.- La menor inflación derivada del bajo precio de los combustibles podría dar lugar a que la Fed posponga por más tiempo el alza en las tasas de interés. Ya hay analistas que visualizan que este hecho habrá de darse hasta 2016 y no en 2015.

Hay más que decir, seguiremos mañana.

Twitter: @E_Q_

placeholder