Opinión

Economía mexicana, lejos
de mejorar su desempeño

Indicadores recientes están lejos de sugerir, ya no se diga confirmar, una recuperación económica de México a partir del segundo trimestre del año. Uno es el de las ventas al menudeo de mayo, que reflejaron el estancamiento del comercio minorista en el país.

También despertaron dudas sobre la velocidad y magnitud con que se recupera el consumo interno, que es el componente más importante de la economía y que resultó afectado por la reforma fiscal.

Además, el Banco de México reveló que el crédito de la banca múltiple destinado al consumo registró en junio su menor incremento desde diciembre de 2010.

Por si fuera poco, el Inegi informó ayer de un desplome del índice de confianza del consumidor en julio, en línea con el frágil reporte de ventas de Walmart.

Otro indicador es el del IGAE de mayo, que evidenció una debilidad de la economía en su tendencia de corto plazo.

Y uno más es el de la actividad del sector de la construcción, que también se debilitó en el quinto mes del año.

Todos esos indicadores ponen en duda el pronóstico de crecimiento de la economía para el segundo trimestre, que los analistas del mercado prevén de 1.9 por ciento, después de que en el periodo enero-marzo creció 1.8 por ciento.

El riesgo es que la recuperación económica de México no termine de confirmarse incluso en el tercer trimestre.

Al respecto, el IMEF señaló que el fortalecimiento de la economía esperado para el segundo semestre “parece no haber iniciado todavía”.
Para el organismo que representa a los ejecutivos de finanzas del país, los resultados de sus indicadores manufacturero y no manufacturero, así como sus tendencias “sugieren que la debilidad de la actividad económica persistió en julio”.

En esa línea, HSBC concluyó –basado en su Índice de Gerentes de Compras (PMI)– que el crecimiento de la producción manufacturera se ralentizó en el séptimo mes del año.

Si bien algunos indicadores, sobre todo del sector externo como las exportaciones y las remesas, perfilan una recuperación económica, ésta se advierte más lenta de lo previsto.

La Secretaría de Hacienda empieza a quedarse sola en la defensa de su pronóstico de crecimiento de la economía para 2014, que mantiene en 2.7 por ciento.

Para no enviar una mala señal al mercado, decidió no hacer una estimación del crecimiento del PIB para el segundo trimestre del año, como no la hizo para el del periodo enero-marzo.

El argumento para no hacerlo es que prefiere esperar a conocer el dato oficial, que el Inegi publicará el 21 de agosto.

Según Hacienda, con ese dato estará en condiciones de ratificar o volver a recortar su cálculo de crecimiento para este año.

El hecho de que no haya estimado el aumento del PIB para el segundo trimestre sugiere que, probablemente, en dos semanas volverá a recortar su pronóstico para el año.

Cada vez son menos los analistas y organismos internacionales que creen que el PIB crecerá 2.7 por ciento en 2014, por lo que el secretario Luis Videgaray y su equipo vuelven a quedarse solos, como hace un año.

Twitter: @VictorPiz

Correo: vpiz@elfinanciero.com.mx