Opinión

Economía mexicana, estancada pese
a expansión global

Varios de los graves problemas económicos y sociales del país tienen como causa última el bajo crecimiento económico, entre los que destacan el desempleo y la mala distribución del ingreso, la limitada recaudación fiscal e incluso parte de la inseguridad que predomina en varias partes del territorio nacional.

Esto resalta con las economías de los países más desarrolladas, que ya están creciendo otra vez, después de la grave crisis por la que atravesaron hace cinco años. Uno de los instrumentos de política económica que han usado, ha sido la inyección de liquidez para rescatar de la quiebra a sus sistemas bancarios, situación que no padecimos en México.

El banco central de Estados Unidos llegó a comprar bonos en los distintos mercados por el equivalente de 85 mil millones de dólares al mes, lo que equivale a la mitad de todas las reservas internacionales que ha acumulado nuestro país hasta la fecha (situación parecida en Japón). Sin embargo, hay el consenso de que esto no es sostenible, por lo que se está reduciendo paulatinamente esta fortísima inyección de dinero, siendo en la actualidad de “sólo” 55 mil millones de dólares mensuales.

Esta expansión monetaria ha incrementado las importaciones que realiza ese país, así como mantenido bajas sus tasas de interés y logrado elevar su producción industrial y su crecimiento económico, los cuales se esperan cercanos al 3 por ciento en el presente año. Sectores en México directamente beneficiados por esto son la industria automotriz y el turismo. Sin embargo, en la medida en que la expansión monetaria se detenga es predecible que las tasas de interés empezarán a elevarse y se reducirá su dinamismo económico. Este es el momento en que nuestra economía puede beneficiarse del entorno global.

Sin embargo, las estadísticas muestran que la economía mexicana sigue estancada. Ayer se conoció el dato del Índice Mensual del Consumo Privado para enero de 2014, el cual muestra un incremento con respecto al mismo mes del año anterior de sólo 0.7 por ciento. Este indicador nos ayuda a comprender lo que sucede con más de la mitad de la Demanda Agregada y a su vez, lo que pasa con la producción nacional.

Por su parte, las ventas al menudeo bajaron 0.3 por ciento en enero y las ventas que registra el índice de mismas tiendas de la ANTAD en marzo se redujeron en 2.4 por ciento. Esta es la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicios y Departamentales, por lo que su información es representativa de lo que ocurre en el país.

Por su parte, la producción industrial mostró un crecimiento anual de 0.7 por ciento en febrero, destacando la contracción de la construcción de 2.4 por ciento, la que fue compensada por el aumento en el sector manufacturero de 2.6 por ciento, destacando las exportaciones automotrices y de electrónicos, de línea blanca y del sector minero.

Lograr reactivar la economía nacional una vez que empiece a desacelerarse la economía global va a ser más difícil, tardado y costoso.

Correo: benito.solis@solidea.com.mx