Opinión

Dudas sobre la recuperación de la economía mexicana

Los resultados del PIB en el cuarto trimestre de 2013 generan muchas dudas sobre la recuperación de la economía mexicana.

Además, la entrada en vigor de la reforma hacendaria tendrá un impacto negativo sobre el consumo y la inversión del sector privado en el primer trimestre de 2014.

El desempeño de la actividad económica también está siendo afectado por las fuentes externas.

En particular, la demanda de productos mexicanos en Estados Unidos se ha debilitado como resultado del mal clima en ese país.

Debilidad interna

Por lo pronto, varios indicadores ya advierten a un débil desempeño del mercado interno en el arranque de 2014:

En enero, las ventas de las cadenas incorporadas a la ANTAD a unidades iguales, sin incluir nuevas tiendas, disminuyeron a una tasa anual de 1.7 por ciento.

En ese mismo mes, las ventas de Walmart de México a unidades iguales decrecieron 3.8 por ciento respecto a enero de 2013.

La demanda interna también ha sido afectada por la debilidad del empleo formal y el deterioro en la confianza de los hogares.

En enero se registró la creación de casi 22 mil empleos formales, lo que representa una caída de 50 por ciento con relación al mismo mes del año anterior.

Además, por cada cuatro plazas eventuales que se generaron, se perdieron dos empleos permanentes.

Deterioro en la confianza

El consumo privado se ha visto perjudicado por el desplome reciente en la confianza de los hogares.

En enero, el Índice de Confianza del Consumidor sufrió una caída anual de 15.5 por ciento, su mayor baja desde 2009.

De hecho, continúa en sus niveles más bajos desde la crisis global.
Así, se confirma que los principales componentes de la demanda interna se han mantenido más débiles de lo esperado.

En buena parte, eso se debe al efecto del aumento en los impuestos a partir de enero.

Lento crecimiento

Como se sabe, en el cuarto trimestre de 2013 el PIB avanzó 0.7 por ciento real respecto a igual periodo del año previo.

El dato quedó por debajo de la previsión del consenso en el mercado, que esperaba un aumento de 1 por ciento.

Además, fue la segunda peor tasa de crecimiento del año, después de la del primer trimestre.

Así, el PIB de México avanzó 1.1 por ciento real anual en todo 2013, lo que representa su menor expansión desde 2009.

La cifra quedó por debajo de la expectativa de la Secretaría de Hacienda y del Banco de México, que esperaban un crecimiento de 1.3 y 1.2 por ciento, respectivamente.

Inseguridad, freno

Las estimaciones de crecimiento del PIB para 2014 de los analistas del mercado se mantienen en 3.4 por ciento tanto en la encuesta quincenal de Banamex como en el LatinFocus Consensus Forecast.

Esas previsiones no incorporan como factor de riesgo para la economía el posible impacto de la inseguridad.

Empresarios y analistas coinciden en que la delincuencia es el principal freno al crecimiento del país.

Mientras el ritmo de avance de la economía causa decepción, la inseguridad sigue en aumento. Opine usted:

Twitter: @VictorPiz