Opinión

Dos ópticas sobre la decisión de la Fed

1
 

 

ME. Dos ópticas sobre la decisión de la Fed.

Hay dos lecturas que me parece que pueden hacerse a la decisión de la Fed de no mover las tasas de interés. Una positiva y la otra no tanto.

La positiva es que se alargó la condición de dinero barato, lo que significa una noticia buena para la actividad económica.

La negativa es que en la perspectiva de la Fed la actividad económica en Estados Unidos está menos bien de lo que a veces parece, por eso aún no se consideró prudente subir las tasas.

La positiva es que se quitó por lo pronto presión sobre las monedas de los mercados emergentes, como nuestro peso.

La negativa es que nuevamente cerca del 28 de octubre o quizás del 16 de diciembre enfrentaremos una situación de incertidumbre cuando se aproximen las siguientes dos reuniones del Comité de Mercado Abierto.

Tanto en el comunicado de la Fed como en la larga conferencia de prensa que ofreció Janet Yellen, se repitió una y otra vez el argumento de que la inflación sigue baja y la actividad económica en Estados Unidos, aunque avanza, no tiene la fortaleza requerida para frenarla con un alza de tasas. Igualmente, que hay un entorno financiero internacional adverso para el crecimiento.

En diversos comentarios hechos luego de conocer la decisión de la Fed y sus explicaciones, se apunta a considerar que ahora la fecha más probable para el incremento es diciembre… sin descartar del todo octubre.

Como le comenté en días pasados, creo que es menos relevante la fecha específica, como el hecho de que iniciará una etapa alcista y que ésta será muy gradual.

¿Cómo nos afecta en México esta decisión?

Ayer, minutos después de haberse dado a conocer la decisión, el tipo de cambio al mayoreo bajó hasta 16.40 por dólar y el de ventanilla hasta a 16.70.

Al final, cerraron en 16.62 y 16.90 respectivamente, que aunque mantienen una leve tendencia a la baja, están en rangos muy cercanos a los de los días pasados.

Creo que seguirán oscilando desde ahora y hasta la fecha en la que aumenten las tasas.

No creo que se haya ido la volatilidad.

El otro factor relevante son los costos financieros. El Presupuesto de 2016 está construido considerando que al final del próximo año las tasas domésticas estarán por arriba aproximadamente en un punto porcentual respecto a las del fin de este año.

Más allá de que ayer no se hayan movido, es una perspectiva correcta que identifica la tendencia de mediano plazo.

Es decir, tanto para el gobierno como para las empresas, en esta época en la que se está haciendo la planeación de 2016, hay que considerar un entorno de incrementos moderados de los costos financieros.

¿Afecta la decisión de la Fed a la actividad económica?

Creo que en escasa medida. Su nuevo pronóstico cifra el crecimiento del PIB de Estados Unidos en un rango de 2.0 a 2.3 por ciento para este año y de 2.2 a 2.6 por ciento para el próximo, algo muy cercano a lo que anticipan la mayoría de los analistas.

Como ayer le comenté, me hubiera gustado que la decisión de subir un cuarto de punto se hubiera tomado ya, pero finalmente aquí lo que cuenta es lo que digan los diez integrantes del Comité, que otra vez nos van a tener en vilo, quizá tres meses más.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Los dilemas de la Fed
El fin de la ‘normalidad’ financiera
Cuando la percepción se aleja de la realidad