Opinión

Dos adaptaciones muy distintas de John le Carré

 
1
 

 

Dos adaptaciones muy distintas de John Le Carré.

En los últimos meses se estrenaron dos adaptaciones de John le Carré. La primera, una miniserie, fue The Night Manager, la historia de Jonathan Pine (Tom Hiddleston), un conserje hotelero que se va undercover para desmantelar la organización criminal de Richard Roper (Hugh Laurie), un traficante de armas.

Llena de intriga, explosiones y vueltas de tuerca, The Night Manager es una serie ágil y ligera que se deja ver. Hasta ahí. La directora Susanne Bier filma a Hiddleston y a sus múltiples damiselas en apuros como si estuvieran en un comercial de perfume: sí, el futuro de Medio Oriente está en riesgo, pero miren qué bonitos hoteles, coches, trajes y yates. El resultado apela a nuestros deseos antes que a nuestra indignación. Más que odiar a Roper, envidiamos a Pine, súbitamente transformado en un catrín trotamundos.

La segunda adaptación de Le Carré es Our Kind of Traitor, recién estrenada en cines. Al igual que The Night Manager, la trama se enfoca en un hombre cualquiera, en este caso el profesor Perry McKendrick (Ewan McGregor), inmiscuido en un embrollo entre los servicios de inteligencia británicos y el gobierno y la mafia rusa. No obstante, a diferencia de The Night Manager, Our Kind of Traitor se ciñe a un tono sombrío, donde el lujo es kitsch, los desnudos no son sexis y los mafiosos como Dima (Stellan Skarsgaard), el capo con quien Perry entabla una amistad, son tipos obesos y tatuados, con las greñas grasientas.

The night manager
Director: Susanna White
Año: 2016
País: Reino Unido
Productores: Simon Cornwell, Sthepen Cornwell y Tessa Ross
Duración: 107 mins.

Adivinen cuál ha tenido más éxito. Quizás porque tuvo el tino de extender las densas narrativas de Le Carré en seis episodios, The Night Manager se llevó seis nominaciones al Emmy y recibió el aplauso unánime de la crítica. Dirigida por Susanna White, Our Kind of Traitor no es una película llamativa o fastuosa, sino un thriller más bien modesto que aborda temas muy lecarreanos como el costo de la valentía, el sacrificio y el compromiso con nuestros ideales, asuntos que a The Night Manager le interesan mucho menos que los ojos azules de Hiddleston o el cuerpo desnudo de Jed (Elizabeth Debicki), la novia de Roper.

Our Kind of Traitor fue escrita por Hossein Amini, escritor y director de películas casi notables como The Two Faces of January (otro thriller europeo de bajo perfil) y Drive, cuyo guion escribió. Amini es económico y eficiente: le basta una fiesta para establecer las virtudes y los defectos de Perry, así como los motivos que lo llevarán a tenderle la mano a un hombre como Dima, tan distinto a él. No obstante, la fotografía corrió a cargo de Anthony Dod Mantle, cuyo estilo hiperactivo choca con la sobriedad de Amini. Dod Mantle le queda como anillo al dedo a Danny Boyle porque su iluminación y cámara, que tienden hacia el contraste dramático de colores y el uso de ángulos inusuales, conjuga bien con el ritmo agitado del director de Slumdog Millionaire. Aquí, sin embargo, Dod Mantle va a contracorriente del resto de la producción, y algunos de sus tics –obstruir la lente con objetos, buscar reflejos en superficies– entorpecen el flujo de la historia, impidiéndonos ver rostros o entender lo que ocurre.

Our Kind of Traitor vale el boleto por sus actores. Siempre he admirado la limpieza y la falta de vanidad de McGregor, a quien tal vez nunca nominen a un Óscar porque tiende a interpretar sin aspavientos, reflejando el drama interno más a través de la mirada que de gritos, patadas y lloriqueos. Como Hector, el contacto de Perry en Gran Bretaña, Damian Lewis repite las cualidades que hicieron memorable a su Brody en Homeland: su capacidad para ser noble y siniestro mantiene al espectador adivinando. Hay más sutileza aquí que en The Night Manager, pero quizás menos entretenimiento puro. La variedad debe celebrarse. Sería lamentable que a un autor de la talla de Le Carré se le adaptara de la misma forma.

Twitter: @dkrauze156

También te puede interesar:
'Vuelen' a ver mi amigo el dragón
Jason Bourne está viejo
"El plan de Maggie", Woody Allen 'light'