Opinión

¿Dólar caro o peso barato?

 
1
 

 

¿Dólar caro o peso barato?

Cuando se hace esta pregunta, la respuesta más usual es: pues es lo mismo.

Funcionarios de la Secretaría de Hacienda han querido (a mi juicio sin mucho éxito) explicar la diferencia entre las dos cosas, que sí existe y es muy clara.

Pero vamos por partes. Primero un poco de historia.

Poco más de 80 por ciento de nuestras exportaciones se hacen a Estados Unidos, pero sólo 47 por ciento de las importaciones proviene de ese país.

Casi 80 por ciento del turismo que llega a México proviene de Estados Unidos y 87 por ciento de los mexicanos que viajan al exterior lo hace a la Unión Americana.

Hay más de 20 millones de personas, mexicanos o de origen mexicano en primera generación, en nuestro vecino del norte.

Es decir, nuestra principal relación con el mundo es, por distancia, Estados Unidos.

Por eso, históricamente no es extraño que cuando pensamos en la relación del peso con una divisa sea con el dólar. Y por eso nos parece que es lo mismo que se abarate el peso o que se encarezca el dólar.

¿En dónde radica la diferencia? ¿Por qué el encarecimiento del dólar hoy es diferente a lo que ocurrió en 2008?

Van algunos datos para entender mejor.

En lo que va de este año el dólar se ha encarecido frente al peso en 9.8 por ciento.

En ese mismo lapso, contra el real brasileño el dólar se encareció 23.8 por ciento, contra el euro lo hizo en 10.9 por ciento, contra el yen en 3.3 por ciento. Y no lo canso con más cifras.

El dólar subió de precio, en una proporción u otra, contra casi todas las monedas importantes en el mundo.

Por esa razón, por ejemplo, en este año el euro prácticamente está al mismo valor en pesos; o el real brasileño se ha abaratado en 10.3 por ciento.

¿Qué fue lo que pasó en 2008?

El peso se devaluó frente al dólar en 25.5 por ciento pero también lo hizo en 20 por ciento contra el euro. Es decir cayó el valor de nuestra moneda frente a muchas otras.

Lo que hay detrás de cada proceso es lo que explica esa diferencia.

En 2008, uno de los factores que detonó nuestra depreciación fueron los derivados cambiarios que diversas empresas tomaron. Seguramente se acuerda del sonado caso de Comercial Mexicana.

Ese hecho interno condujo a que la depreciación de nuestra moneda fuera muy superior a la de otras frente al dólar.

Hoy lo que tenemos es un dólar que se ha encarecido contra casi todo el mundo porque hay demanda de dólares en todas partes debido a los cambios en la estructura de las carteras de inversión, que están dejando parte de los activos en divisas diferentes al dólar.

Otra de las variables que deja ver la diferencia es el comportamiento del riesgo-país.

El fin de semana pasado esa variable cerró en un nivel de 195 puntos base, apenas 13 puntos base (6.7 por ciento) por arriba del nivel del cierre del año pasado y muy por debajo de Brasil y Argentina.

Esto quiere decir que más allá de lo que hagamos internamente, en buena medida la paridad de nuestra moneda frente al dólar va a depender de lo que pase con la divisa norteamericana en el mundo.

Por cierto, en alguna medida el hecho de que sólo menos de la mitad de las importaciones provengan de EU es lo que explica que no haya aún impacto inflacionario del dólar caro.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Detrás del alza del dólar
Finalmente, un golpe de timón
Cinco preguntas sobre el dólar caro