Opinión

Dólar, a ganarle a
los especuladores


1
 

 

ME. Dólar: a ganarle a los especuladores.

Uno de los momentos climáticos de la Convención Bancaria realizada en Acapulco fue cuando el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, calificó a Agustín Carstens como el mejor banquero central del mundo.

El aplauso recibido entonces por Carstens fue el más prolongado de toda la reunión.

Antes, Larry Fink, CEO de BlackRock, y uno de los hombres más influyentes del mundo, ya había calificado así a Carstens.

Bueno, en realidad esa calificación la obtuvo el gobernador del Banco de México en enero de 2012, cuando la revista The Banker, una de las referencias mundiales en la materia, así lo calificó por su desempeño en 2011.

En este 2016, Carstens tendrá que confirmar esa apreciación haciéndole frente a un entorno internacional muy complejo e inestable.

Como le hemos comentado aquí, desde el pasado 17 de febrero, tras el anuncio de las medidas coordinadas de Hacienda y Banxico se revirtió la que parecía una tendencia imparable en la depreciación del peso.

En su discurso en Acapulco, Carstens explicó detalladamente que la existencia de mecanismos automatizados de alta frecuencia para vender pesos fue lo que permitió en las primeras seis semanas del año presionar a la realización de subastas de dólares con la certeza de que era redituable apostar contra el peso, pues tras la realización de las subastas había la certidumbre de que no habría más intervenciones del Banxico.

Esa circunstancia condujo a que el dólar se encareciera en 9.6 por ciento desde final del año pasado hasta el 16 de febrero de este año, convirtiéndose en la moneda de alto volumen de negociación más depreciada del mundo.

Desde ese día, hasta el cierre del viernes pasado, el peso recuperó 6.3 por ciento frente al dólar y la devaluación acumulada en 2016 quedó en 2.7 por ciento.

Obviamente sería una ingenuidad imaginar que la estabilidad está de vuelta. Por el contrario, las decisiones recientes del Banco Central Europeo apuntan a que las divergencias de política monetaria con la Reserva Federal se hagan aún mayores, lo que podría impulsar a una mayor depreciación de casi todas las monedas frente al dólar.

Con este telón de fondo, Carstens y Videgaray aprovecharon la Convención Bancaria para enviar el mensaje de que siguen muy de cerca los acontecimientos y que se volverá a usar de manera sorpresiva el conjunto de instrumentos con los que cuenta la autoridad para frenar la especulación.

No hay que confundir. Esto no significa que exista algún objetivo para el valor del tipo de cambio frente al dólar. Pero sí que se va a evitar que haya una depreciación exagerada, motivada por las apuestas contra el peso.

Como referencia, el ‘dollar index’ de Bloomberg, que mide la cotización de la divisa norteamericana frente a una canasta de diez monedas, registra una caída de 2.2 por ciento en lo que va del año. En el caso del peso, referíamos que a pesar del buen desempeño de las últimas semanas hay una depreciación de 2.7 por ciento.

Aunque desde el 16 de febrero la ganancia del índice fue de 1.5 por ciento frente al 6.3 por ciento de avance del peso.

En suma, el entorno internacional no es estable y la autoridad mexicana ha indicado que no va a permitir que la especulación vuelva a ganar la partida. Ojalá lo logre.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
¿Por qué despegó el mercado interno?
El crédito crece cinco veces más que el PIB
Reserva estratégica, anticipándose a Trump