Opinión

Difiero del Banxico

 
1
 

 

Difiero del Banxico.Difiero del Banxico.

Si se leyera sólo la última parte de las minutas de la Junta de Gobierno del Banxico, que se dieron a conocer ayer, parecieran sugerir que estamos en una economía con crecimiento desbordante y que amenaza a la estabilidad.

Dice el texto del Banco Central:

“…la mayoría de los miembros de la Junta mostró preocupación por el nivel actual del déficit (de la cuenta corriente). …la mayoría advirtió que dada la incertidumbre externa y el desempeño durante los últimos años de los requerimientos financieros del sector público, serían deseables acciones adicionales de consolidación en las finanzas, tal como procurar un superávit primario a partir de 2017”. O sea, más recortes.

Antes de ver las implicaciones de lo anterior, déjeme agregarle que uno de los integrantes de la Junta señaló lo siguiente:

“…es recomendable que el ajuste en la estructura del gasto sea a través de una disminución en el ritmo de expansión del consumo privado que complemente los ajustes en el gasto público, lo que permitiría un mayor gasto de inversión”.

Es decir, hay una intención deliberada de enfriar la economía en la decisión de la Junta del Banxico.

¿Qué tan preocupantes son realmente los déficit externo y fiscal?

El déficit de la cuenta corriente de la balanza de pagos en el primer trimestre del año fue de 6 mil 991 millones de dólares. Se trata de la cifra más baja de los últimos cinco trimestres. En términos anualizados, esto significaría algo así como 28 mil millones de dólares. Esta cifra es equivalente a 15.8 por ciento de las reservas del país.

Pero hay que considerar que la cuenta de capital de la balanza de pagos tuvo un superávit de siete mil 435 millones de dólares en el primer trimestre de este año, superior al déficit de la cuenta corriente, y de 35 mil 435 millones en los últimos cuatro trimestres.

A mi parecer, en este terreno la Junta de Gobierno del Banxico está exagerando los riesgos.

Pero veamos ahora el tema fiscal.

En los primeros cinco meses del año el sector público federal registró un superávit primario de 174 mil 810 millones de pesos y realizó dos recortes al gasto, pero los planteamientos de la Junta del Banxico parecieran referirse a unas finanzas públicas con un elevado déficit primario.

En otras ocasiones me ha parecido muy sensato el juicio de la Junta del Banxico. Hoy, creo que exagera.

Más allá de lo que diga el Banco Central, me parece que el gobierno debe cuidar que el crecimiento no se nos desplome.

No estamos en un contexto de gasto público descontrolado ni tampoco con un déficit de cuenta corriente inmanejable. Las cifras no lo dejan ver.

Pedir además que el gasto privado se restrinja implica plantear que la economía virtualmente se estanque.

Entiendo el mandato del Banxico. No tiene ninguna responsabilidad directa sobre el crecimiento.

Pero creo que posiciones como las que vimos en la más reciente minuta son las que justifican las críticas y los pedidos de que se cambie la Constitución y se establezca un doble mandato para el Banco Central: contener la inflación y alentar el crecimiento.

Se extraña el muy sensato pragmatismo del gobernador Carstens.

Ojalá que el gobierno tenga un juicio ponderado en esta materia.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar
¿Y si ganáramos en dólares?
Los desafíos de Enrique Ochoa
Las ventas retoman su vuelo