Opinión

Diario de una desaparición (II)

   
1
  

    

camarena

María del Carmen Cruz Cruz, madre de un bebé, desapareció el 28 de agosto. Recupero en esta segunda entrega los detalles de la no búsqueda por parte de las autoridades de esta joven de 19 años.

Lunes 28 de agosto, 12 p.m. Hortensia sabe que su hermana no llegó a trabajar.

Martes 29. Llamada a Locatel, no reportan a nadie con el nombre de Carmen y le dicen que vaya al MP. Levanta averiguación en el Ministerio Público de Cuajimalpa el mismo martes y de ahí la mandaron a CAPEA (Centro de Apoyo a Personas Extraviadas y Ausentes), ese día le tomaron declaración y todos los datos (Lic. Cristina Valencia Vilchis), cita para el día siguiente para darle los volantes que Hortensia debía pegar.

Miércoles 30. Hortensia regresa a CAPEA, le toman otra vez la declaración para corroborar la información, le dan los volantes. Hortensia pidió acceso a las cámaras para tratar de ver el recorrido de Carmen. Ya habían pasado las 72 horas que el día anterior le habían dicho que era necesario esperar para iniciar el trámite. Le dijeron que esperara y que la iban a llamar. Cuando estaba en CAPEA se acercó el asesor de la PGJ. El oficio del Ministerio Público no llegó a CAPEA, que por falta de un sello. Al parecer esa fue la razón por la que nuevamente le tomaron la declaración (la misma Lic. Valencia Vilchis).

Jueves 31. No recibió ninguna noticia, Hortensia se comunicó con el asesor de la PGJ, quien le dijo que él estaría pendiente de cualquier cosa. Hortensia comentó nuevamente la posibilidad de ver las cámaras y él le reiteró que sin una orden no iba a poder tener acceso.

Viernes 1. Sin avance en la investigación, que se presentara el lunes 4 de septiembre. Por la tarde, la llamaron para que fuera el sábado.

Domingo 3. Continuó la búsqueda en hospitales y pegado de volantes.

Lunes 4. Van a CAPEA, donde Hortensia vuelve a pedir acceso a las cámaras, porque le habían dicho que para eso tenía que ir el lunes. En ese momento, les dijeron que las cámaras tenían vencimiento de siete días y ya estaban en el día ocho.

Insisten y les hacen un oficio para que vean cámaras del Metro. Cuando fueron les dijeron que las grabaciones ya habían sido borradas. Les sugirieron entonces que pidieran las del C-4, que al parecer tienen vencimiento de diez días (¿a la licenciada Valencia no se le ocurrió pedir orden para que vieran las cámaras del C-4?)

De ahí se fueron a Observatorio para pedir ver las cámaras de la Central Camionera y al llegar no les dieron acceso, aun con la orden.

Llegaron nuevamente a CAPEA, alrededor de las cinco de la tarde. Declararon que hacía un mes un hombre había seguido a Carmen, y que hacía quince días también habían visto a un joven. Después de declarar, bajaron con la investigadora que insistió en que si había cualquier otro dato fueran otra vez para añadir en el expediente, que no pueden hacer la investigación porque no tienen testigos y no saben por dónde empezar, que nada de lo que se había dicho servía para iniciar un investigación, además que ella no era la investigadora responsable, que estaba cubriendo a un compañero que por motivos personales no estaba, pero que él (no les dio el nombre) sería el que le daría seguimiento.

Fin del día con la convicción de que ni CAPEA ni la Policía harán nada por encontrar a Carmen. Es tarea de los familiares. Qué desesperación.

Martes 5. Sin noticias de Carmen. Datos o ayuda al mail juntosporcarmen@gmail.com

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:

La prostitución de las universidades
Anaya, la derrota de las victorias
Diario de una desaparición