Opinión

Desigualdad

    
1
   

   

Mitigar desigualdad: ¿habrá tiempo?

Cuando uno quiere medir el ingreso de los hogares para saber cómo estamos, lo mejor es utilizar el ingreso mediano. Se le llama así al que recibe una persona que está exactamente a la mitad de la distribución. Cuando esta distribución es muy desigual, el ingreso promedio puede ser significativamente más alto y hacernos pensar que la mitad de los mexicanos vive con ese ingreso promedio, y no es así. Si usted promedia el ingreso de los diez deciles que acaba de publicar el Inegi en su encuesta 2016, le dará como resultado 15 mil 500 pesos mensuales. Pero en ese promedio estamos incluyendo a personas con ingresos muy elevados, que jalan el promedio hacia arriba.

El ingreso mediano, es decir el que recibe una persona que está exactamente a la mitad cuando ordenamos a todos los hogares mexicanos de más pobres a más ricos, fue de 10 mil 552 pesos mensuales en 2016. Utilizo la estimación de Fernando Pérez, que en sus ratos de ocio nos ayuda a los demás con estos datos. Con un tipo de cambio de 18 pesos por dólar, ese hogar mediano tiene un ingreso mensual de 586 dólares, o poquito más de siete mil dólares al año. Corrigiendo por la paridad de poder de compra (1.8), eso traduce a un ingreso equivalente a 12 mil 660 dólares en Estados Unidos. Eso coloca a 50 por ciento de los mexicanos en un ingreso similar al que tiene el 10 por ciento más pobre del país vecino.

Si hacemos el mismo cálculo con el hogar que está ubicado exactamente en el 90 por ciento de la distribución en México (es decir, que tiene un ingreso superior a nueve de cada diez hogares), vemos que en 2016 el ingreso mensual fue de 29 mil pesos, equivalentes a mil 600 dólares mensuales, 19 mil 340 al año, equivalentes en poder de compra a 34 mil 813 dólares en Estados Unidos. Eso ubicaría a este hogar en el percentil 32 en ese país. Es decir, noventa por ciento de los mexicanos tiene un ingreso inferior al de 33 por ciento de los estadounidenses.

Mismo ejercicio, pero con el 1.0 por ciento más rico de los hogares en México: su ingreso mensual es de 75 mil 500 pesos, equivalentes a cuatro mil 190 dólares. En un año alcanzarían 50 mil 300 dólares, que en paridad de poder de compra alcanzan 90 mil 571 dólares en Estados Unidos. Con ese ingreso, ese hogar que acá está en el 1.0 por ciento más rico, está en el percentil 70 del vecino país. Es más rico que 70 por ciento de los hogares en Estados Unidos.

Finalmente, hago el mismo ejercicio con el 0.1 por ciento de los hogares, es decir, aquellos que tienen más ingresos que 999 de cada mil en México. Su ingreso mensual es de 182 mil pesos, equivalentes a 10 mil 100 dólares, o 121 mil 370 al año, que en poder de compra equivalen a 218 mil 500 dólares. Este hogar mexicano tiene un ingreso superior al 95 por ciento de los hogares estadounidenses.

Sin embargo, el ejercicio que hicimos con estos últimos tres hogares (el 90, el 99 y el 99.9 por ciento) tiene un sesgo, porque en realidad su ingreso es mayor. Como ya comentamos hace algún tiempo, Alfredo Bustos y Gerardo Leyva publicaron un artículo en el número de junio de la revista Este País en el que exploran cómo cambia la distribución si utilizamos registros fiscales para los hogares de ingresos más altos. Torturando un poco su texto (y por ello los exculpo de mi conclusión), el ingreso del hogar que está en el 90 por ciento puede ser tres veces mayor, el del 99 por ciento seis veces más grande, y el del 99.9 por ciento más de veinte veces mayor al que Inegi puede encontrar con la encuesta.

Espero que esto ayude a entender de qué tamaño es la desigualdad que tenemos en México.

Profesor de la Escuela de Gobierno, Tec de Monterrey.

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
Rompiendo sueños
Perdiendo amigos
Ajedrez