Opinión

Deshonestidad valiente

    
1
  

  

AMLO. (ilustración)

Ave de tempestades que polariza, Andrés Manuel López Obrador vuelve a estar en el centro de la discusión pública. ¿Qué tan irreprochable es quien ha hecho de la lucha contra la corrupción el ensalzamiento de su honestidad? ¿Qué tanto su discurso es tramposo, maniqueo y emocional? El debate se presentó por la presión pública que lo obligó a presentar su declaración 3de3, y porque todos los ingresos revelados por él no corresponden a lo que, en un espacio de un mes, había dicho tener. López Obrador se encuentra en el umbral de parecer mentiroso, que es justamente una de las críticas más persuasivas contra la clase dirigente. El creador del concepto “honestidad valiente” está atrapado en su realidad.

Por ejemplo: el 11 de agosto, Andrés Manuel López Obrador dictó en Acapulco la conferencia “Cambio y Porvenir de México” en el Hotel Princess. El 14 de julio, en una entrevista con Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula, reveló que por esa disertación –no precisó cuál, pero aclaró que sería en México, en 20 días–, le iban a pagar 20 mil dólares. En esa misma entrevista dijo que recibe pagos en cheque en Estados Unidos por ponencias en universidades –tres mil 500 dólares cada una–, y que recibe cada año regalías por los libros que publica, algunos de ellos, dijo, que han vendido más de 120 mil ejemplares. Estos ingresos, que son legales y legítimos, se esfumaron del patrimonio dado a conocer por López Obrador. O mintió al fisco sobre sus ingresos, o a la gente sobre sus ingresos.

La semana pasada López Obrador presentó su declaración 3de3 en el Instituto Mexicano para la Competitividad. Según lo estipulado en la documentación, al firmarla se comprometía a que “la información declarada (sea) exhaustiva, verídica y válida a la fecha de presentación”. Como no hay forma de probar legalmente que la información sea verídica y válida –sólo podría hacerlo el SAT–, no se puede afirmar que miente, como aseguraron los líderes del PRI y del PAN a partir de suposiciones, quienes cuestionaron que no se podía vivir con lo que declaró. Sin embargo, que el alegato sea retórico, no quita solidez a la imputación: López Obrador sí mintió, y las autoridades determinarán si evadió al fisco, o los electores si los timó.

En su declaración patrimonial reportó un ingreso neto anual de 600 mil pesos, resultado del pago de Morena como presidente del Comité Ejecutivo Nacional, y presentó las tres carátulas del acuse de recibo del SAT de sus impuestos federales. En 2013 declaró en ceros, en 2014 obtuvo una devolución de 22 mil 516 pesos, y en 2015 le devolvieron 779 pesos. Las carátulas presentadas no dan suficiente información, lo que mantiene en la opacidad sus verdaderos ingresos. Igualmente oscuro es cómo vivió luego de ser jefe de Gobierno del Distrito Federal en 2005 y 2013, que es cuando vuelve a declarar impuestos.

El problema actual de López Obrador es la declaración patrimonial que presentó al Imco, donde marcó en ceros dos de los cinco rubros solicitados: ingresos por servicios profesionales, en México y el extranjero –donde entran los ingresos por conferencias– y el que trata de otras actividades, como donaciones o regalías. En la entrevista con Gómez Leyva habló abiertamente del pago por regalías y conferencias, que no las reportó en ninguno de los tres años que dio a conocer. Tampoco aparecen las donaciones con las cuales, según ha dicho, le ayudan en el componente de su ingreso. En octubre del año pasado, ante críticas directas del gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez El Bronco, sobre de qué vivía, López Obrador dijo que sus gastos, si bien modestos, los podía “pagar con el apoyo que dan militantes a nuestro movimiento que cooperan”.

La opacidad siempre ha sido una característica de López Obrador. Cuando dejó el gobierno capitalino para contender por la presidencia fundó una asociación civil, Honestidad Valiente, que nunca pagó impuestos sobre la renta. Ello, pese a que en dos de los seis ejercicios fiscales reportó ingresos al SAT por donativos en 2009 y 2010 por un total de 20 millones de pesos. ¿Qué pasó con ese dinero? Si escuchamos a López Obrador, esos millones fueron para él y no pagó los impuestos correspondientes. Por qué nunca investigó la autoridad federal los presuntos ilícitos de Honestidad Valiente, es una pregunta que nunca se ha hecho. Sólo surge ahora porque, por primera vez en su carrera, López Obrador ha sido puesto en una posición donde se le exige que diga qué lo mantiene a él y a su hijo menor, que registró como único dependiente.

Hay muchos huecos en el historial patrimonial de López Obrador. No se sabe, por ejemplo, qué sucedió con aquello que registra la declaración patrimonial de López Obrador en la página del PRD de sus tiempos de jefe de Gobierno, donde se relacionan un departamento de más de un millón de pesos de precio (2002) en la Ciudad de México, dos casas en Tabasco (1981 y 1985) de un millón de pesos las dos, un predio en Tabasco (2000) de medio millón, dos automóviles compactos y dos cuentas de cheques. Su declaración 3de3 dejó más dudas que certidumbre, lo hizo ver más vulnerable que consistente, más tramposo que honrado. Le puede dar la vuelta a todo, sí, pero tendría que ir contra su naturaleza: ser transparente y aceptar rendir cuentas.

Twitter:
@rivapa

También te puede interesar:
La democracia autoritaria
A la caza de Peña Nieto
2018: El factor CNTE

>