Opinión

(Des) Empleo en el Golfo

 
1
 

 

 [Pemex dijo que usará la lpinea de crédito para financiar proyectos propios y de empresas que le presten servicios. / Bloomberg]   

Recientemente se publicó información acerca de la evolución del empleo en 2015, tanto del número de puestos de trabajo afiliados al IMSS como las cifras oportunas de ocupación y empleo del INEGI. El año pasado el empleo repuntó ligeramente a nivel nacional, aunque no al ritmo y magnitud que difundieron las autoridades durante todo el año y sobre todo en diciembre. Los trabajadores permanentes y eventuales en el IMSS aumentaron 3.7% con respecto al último mes de 2014, pero la generación anual de empleos (644 mil puestos de trabajo) fue inferior a la registrada en 2014 (714 mil). Además, para 2015 los registros del IMSS incluyen el cambio de trabajadores que estaban empleados en la informalidad a la formalidad, como resultado del régimen de incorporación fiscal. No obstante lo anterior, el Presidente Peña y el IMSS anunciaron que los resultados del año “convierten al primer trienio de esta administración en el mejor de la historia”. El acomodo de las cifras da para todo: si bien en 2013-2015 se crearon más puestos de trabajo que en 2007-2009, fueron 233 mil menos que en el trienio inmediato anterior.

En cuanto a la ocupación y el empleo que reporta el INEGI, en 2015 la tasa de desocupación nacional se situó en 4.4% de población económicamente activa, en comparación con 4.8% en el año precedente; sin duda un buen resultado, aunque en diciembre repuntó de 4.2% a 4.4% (cifras desestacionalizadas).

Al margen de números agregados y promedios nacionales, el comportamiento del empleo fue desigual en función de la “geografía económica” del país; esto es, del desempeño y peso relativo de las distintas actividades productivas en las entidades federativas. En 2015 los estados que registraron mayores niveles de ocupación y creación de puestos de trabajo formales fueron Baja California Sur y Quintana Roo, ambas con elevada presencia del turismo y los servicios. También registraron un comportamiento favorable y superior al promedio nacional entidades con una participación significativa del sector agropecuario como Sinaloa, Chihuahua y Jalisco. De acuerdo con el Indicador Global de Actividad Económica, de enero a noviembre de 2015 las actividades primarias aumentaron 3.2%, las secundarias solo 1.0% y las terciarias 3.3%.

A “media tabla” en generación de empleos, se ubicaron entidades que combinan presencia de servicios con industrias que registraron un desempeño favorable en los últimos años y particularmente en 2015 como la automotriz, la maquiladora, alimentos y bebidas, electrónica y la aeroespacial, entre otras en Querétaro, Aguascalientes, Baja California, Nuevo León, Yucatán y Puebla.

En el otro extremo y con una grave situación en materia de desempleo se situaron los estados eminentemente petroleros del Golfo de México, lo que no es ninguna sorpresa. Veracruz, Campeche y Tabasco registraron reducciones de los puestos de trabajo en el IMSS de 1.4%, 5.7% y 6.9% en ese orden, mientras que las tasas de desocupación aumentaron entre 2014 y 2015 de 2.5% a 3% en Campeche, de 3.3% a 4.1% en Veracruz y de 6.5% a 7.6% en Tabasco. En ciudades como Carmen, Paraíso y Villahermosa ya es permanente la presencia de desempleados de Pemex y de toda la cadena de proveeduría petrolera que ofrecen sus servicios en parques y lugares públicos.

Lo que sí sorprende es la pasividad de autoridades federales y en algunos casos estatales para atenuar esa situación, que era previsible desde hace muchos meses ante la caída de la producción y el precio del petróleo, y que es compleja ya que se trata de mano de obra relativamente calificada y especializada, por lo que se requieren estrategias que vayan más allá de los tradicionales “programas de empleo temporal” como podría ser potenciar y canalizar a esos estados recursos del Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem), bajo esquemas innovadores de apoyo como garantías de créditos para PYMES.

La despetrolización obligada de la economía tiene costos y retos que es necesario afrontar y que no se resolverán por sí solos.

Twitter:@ruizfunes

También te puede interesar:

En la compras de medicamentos no sólo se requiere ahorrar

Recuperación de la industria, cuesta arriba

PIB y productividad, cómo vamos