Opinión

Del Presupuesto austero y de Carstens

 
1
 

 

Agustín Carstens, gobernador del Banco de México. (Bloomberg)

El mensaje con motivo del Tercer Informe de Gobierno incluyó numerosos aspectos. Permítame comentarle sólo dos que me parecen relevantes.

El primero fue el adelanto que dio el presidente a propósito de que el Presupuesto de 2016 estará caracterizado por la austeridad.

El segundo es el reconocimiento que hizo al Banco de México, como responsable principal de que la inflación que tenemos en la actualidad sea la más baja de la historia documentada del país.

Vamos por partes.

Recupero un par de frases del presidente sobre austeridad.

La primera, en el capítulo, “México Próspero”:

“Ante la reducción de los ingresos petroleros, no vamos ni a aumentar impuestos, ni a endeudar al país; le toca al Gobierno apretarse el cinturón. Es decir, el Gobierno tiene que gastar menos y gastar mejor”.

Y luego, al enunciar la acción número diez entre las que propuso, dijo lo siguiente:

“Frente al actual entorno económico, aquí lo reitero, al Gobierno de la República le toca apretarse el cinturón. Vamos a hacer más con menos; invertiremos los recursos públicos en lo sustantivo, en lo que sirve mayormente a los mexicanos. En este marco, anuncio que la propuesta de Presupuesto de Egresos 2016 tendrá estrictas medidas de austeridad”.

Ante advertencia no hay engaño.

Antes de que enfrentáramos el dramático deterioro del entorno internacional en los últimos meses, ya se había considerado un ajuste al gasto público de 135 mil millones de pesos para el próximo año.

Con el nuevo entorno, creo que ese recorte se va a quedar corto y la realidad es que tendrá que ser mayor.

El detalle lo tendremos en una semana a más tardar. El segundo punto a subrayar es el espaldarazo que le dio al gobernador del Banco de México, Agustín Carstens. Dijo el presidente lo siguiente:

“De acuerdo con INEGI, en julio, la inflación anual fue de 2.74%, la tasa de inflación más baja para un mes de julio, desde hace 45 años. Esto es un beneficio directo para los bolsillos de los mexicanos. Expreso aquí, mi mayor reconocimiento al gobernador y a la Junta de Gobierno del Banco de México, por su eficaz labor para preservar el poder adquisitivo de nuestra moneda”.

Cuando alguna vez se ha preguntado al presidente si nominará a Agustín Carstens para un nuevo periodo al frente del Banxico, Peña Nieto ha eludido la respuesta.

Sin embargo, creo que la razón es que quiere ser él quien defina el momento en el que hará pública esa intención.

La señal enviada ayer me parece inequívoca. Creo que la única razón por la cual no se reelegiría a Carstens es porque él no quisiera ser reelecto.

Pero como ya ha dicho públicamente que sí seguiría, creo que su nominación en el curso de los próximos meses ya sólo es asunto de trámite.

Y ese hecho creo que es una de las derivaciones más importantes del discurso de ayer, pues contribuirá a dar certidumbre.

No es exagerado decir que Carstens podría ser considerado el banquero central más competente del mundo.

Es obvio que no se puede perder a un personaje así en un contexto como el que estamos atravesando.

Hay muchos otros temas del Informe, pero creo que estos dos no tienen desperdicio.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Un mundo de complicaciones
El Paquete Económico de 2016
A apretarse el cinturón