Opinión

Del hartazgo a lo inconcebible

    
1
   

    

ee

Si los 48 candidatos independientes que se inscribieron para la elección presidencial consiguieran las 866 mil 593 firmas, tendríamos definido el voto de casi la mitad de los ciudadanos, ya que tendrían que conseguir 41 millones 596 mil 464 firmas, cantidad mayor a la de los hombres registrados en la lista nominal.

Así de inconcebible es la inscripción de personas dispuestas a ser candidatos a la Presidencia de la República, como si gobernar un país, fuera tan fácil.

Es cierto que los ciudadanos estamos hartos de los gobiernos que hemos tenido, que nos decepcionó la alternancia panista y creo que aún más el regreso del PRI, pero parece que las candidaturas independientes se convirtieron en chacota y que muchas de ellas sólo servirán para la egoteca de los inscritos.

Hasta ayer, un candidato a diputado independiente por el distrito 8 de Nuevo León, Ángel Alberto Barroso Correo ya consiguió el 102 por ciento de las firmas, de acuerdo con el reporte del INE y tres más ya están arriba del 80 por ciento.

Pero en definitiva el fenómeno más interesante es el de los candidatos independientes a la Presidencia quienes se la han pasado quejándose de las aplicaciones y lograron que se amplié una semana el plazo para conseguir las firmas.

Hasta ayer, de los 48 inscritos, seis no han conseguido ninguna firma y de éstos, tres ni siquiera dieron de alta a sus auxiliares, lo cual nos muestra que lo tomaron a juego. Sólo cinco han logrado más de un dos por ciento de las firmas y los otros 43 tienen menos de 0.2 por ciento.

Y esto, como comenta Emilio Álvarez Icaza muestra la erosión y el desgaste acelerado de las candidaturas independientes, que finalmente están siendo funcionales para el PRI y para Andrés Manuel López Obrador, quien hasta invita al secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio a que sea independiente.

Álvarez Icaza pone como un ejemplo paradigmático a Jaime Rodríguez El Bronco, quien ha traicionado la confianza de los ciudadanos en Nuevo León, donde en un año ha habido tres motines en los que se habla de 700 heridos y más de 50 muertos.

El gobernador de Nuevo León ha logrado conseguir el 9.6 por ciento de las firmas y de sus 10 mil auxiliares dados de alta, sólo el 27 por ciento está activo por lo que debería revisar su estrategia.

También se refiere a Margarita Zavala, quien va en primer lugar en la obtención de apoyos con el 10.1 por ciento de avance y a quien le dan todo el apoyo posible y cuenta, al igual que los senadores rebeldes, con bocinas que se escuchan en todos los medios de comunicación y las redes sociales.

El coordinador de “Ahora” manifiesta que no puede evitar pensar en Armando Ríos Piter y que al mismo tiempo llegue a su mente el canciller Luis Videgaray, el funcionario más cercano al presidente Enrique Peña.

Finalmente explica que ve un fenómeno de funcionalidad y de una estrategia de fragmentar y dividir el voto en las candidaturas independientes y le parece muy preocupante que no se ha acabado de implementar la figura y ya se está pervirtiendo.

Y A VER SI NO ES A FUERZA
Después del sismo y quizá para limpiar su imagen, al menos con el gobierno, el Tec de Monterrey organiza un diplomado en su campus Santa Fe sobre “Comunicación gubernamental”. Entre los “profesores expertos” se encuentran distintos funcionarios de la Presidencia, como Alejandra Lagunes, César Castillejos y Paloma Franco. Un personaje que no puede faltar y que es una muestra fehaciente de la alianza de Felipe Calderón con Peña Nieto, es la directora de Integra, Alejandra Sota.

Ahora habrá que ver si no obligan a tomar el diplomado a los jefes de prensa.

Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar:
El verdadero problema es la corrupción
Margarita, una revelación
Otra vez, Marta Sahagún