Opinión

Del Brexit a Trump

    
1
   

   

ME Trump y Europa se dan la razón (Especial)

1. El editor de The Economist, Bill Emmott, lo advirtió para Trump: hay que esperar lo mejor, pero prepararse para lo peor. Gramsci lo formuló antes: optimistas con el corazón, pesimistas con la razón. La victoria del Brexit habla por sí sola. La historia no se enfila, necesariamente, por la senda correcta.

2. Queda como consuelo que el voto a favor de permanecer fue de la población joven (entre 18 y 49 años). Porque es un hecho que se impusieron los viejos. Felipe González, expresidente español, lo señaló con agudeza: “Gran paradoja interna: El futuro lo deciden los que no lo tienen”.

3. El Brexit tendrá un efecto en el resto de Europa: las formaciones de ultraderecha ya están planteando la celebración de referéndums similares en Francia y Holanda.

4. A final de cuentas, el voto por el Brexit fue contra el libre comercio, la inmigración y por la nostalgia de lo que ya no es o se cree que fue. Y ese malestar está presente en toda Europa. De ahí el riesgo de un efecto dominó que podría ser el inicio de una ola proteccionista.

5. Ahora bien, lo que puede frenar los efectos del Brexit en Europa es que los costos para la economía británica sean severos e inmediatos: la devaluación de la libra, la salida de empresas de Londres (Microsoft, HSBC, etcétera), la caída de los bienes raíces, etcétera.

6. A ese costo hay que añadir la postura adoptada por Escocia, que votó mayoritariamente por la permanencia (62 por ciento) y considera someter a referéndum su permanencia en el Reino Unido. En Irlanda del Norte también impera una fuerte inconformidad.

7. Son estos elevados costos económicos y políticos los que podrían hacer que el proteccionismo y el aislacionismo no fueran vistos como la respuesta a los problemas de la Unión Europea. Porque, como lo advirtió Angela Merkel, sólo el bienestar puede contener la inconformidad. El problema está en que el futuro ya los alcanzó y no hay tiempo para ofrecer resultados positivos. El razonamiento, por lo tanto, debe formularse de otra manera: el libre comercio y la integración no son la panacea, pero son menos malos que el proteccionismo y el aislacionismo.

8. Trump ha felicitado a los británicos y subrayado las coincidencias entre su candidatura y el Brexit. Según él, los británicos “han votado para retomar el control de su propia política, fronteras y economía”, que, en efecto, son temas de su campaña. Pero la victoria podría terminar siendo un regalo envenenado para el virtual candidato republicano cuando se hagan evidentes los altos costos que deberán pagar los británicos.

9. Lo cierto es que el próximo escenario del enfrentamiento: libre comercio-integración vs. proteccionismo-aislacionista, será el 8 de noviembre en Estados Unidos (EU). Si Trump se impone, será un impulso para todos los movimientos ultranacionalistas que reclaman referéndums en Europa. Amén que su victoria tendría un efecto muy negativo sobre México y el TLC en América del Norte.

10. La esperanza real de vencer a Trump está en la composición multirracial de EU. Ése es el equivalente del clivage viejos-jóvenes en Gran Bretaña. La piedra de toque está en la movilización del voto.

11. Para México, el Brexit tiene una doble enseñanza: a) la votación fue inspirada en argumentos falsos o verdades a medias; b) el miedo y los prejuicios orientaron el sufragio. Si fue así en Gran Bretaña, no hay mucho que esperar del otro lado de la frontera, particularmente en los sectores de la población blanca que apoyan a Trump.

12. Felizmente, las encuestas recientes muestran que Clinton está subiendo y Trump descendiendo. A ello hay que agregar la crisis por la que atraviesa el equipo del virtual candidato republicano y la ventaja que tiene Hillary en materia de financiamiento. Sin embargo, la campaña formalmente aún no empieza y sería apresurado echar a volar las campanas.

13. Por último, el Brexit y la victoria de Trump serían el mejor de los escenarios para AMLO y Morena. La tormenta perfecta, pues. No es exagerado, en consecuencia, decir que la elección de 2018 se juega, en buena medida, este año en los Estados Unidos.

Twitter: @sanchezsusarrey

También te puede interesar:
Guerra fallida, estúpida
El 'joven maravilla'
​A vote pronto