Opinión

¿Decidiste independizarte?, blinda tu negocio

Si después de haber analizado todas las opciones ya decidiste independizarte y vas a emprender la aventura de ser tu propio jefe, vale la pena reflexionar sobre los retos por venir para tener una mayor probabilidad de éxito.

1. Alinear las finanzas personales. Es básico que la familia esté consciente del reto al cual se enfrentan, para que sean prudentes con un gasto que dependerá en mayor medida de un ingreso variable. De hecho, es bueno contar con un monto alto para contingencias.

Además, es conveniente separar la administración de la casa.

Un error común es dejar de asignar salarios a la familia y sacar del negocio las erogaciones cotidianas. Esto provoca información confusa y malas decisiones.

2. Costos variables. Dependiendo del giro, es recomendable que los gastos se generen en la medida en que se tengan ventas. Por tanto, deben reducirse a su máxima expresión los costos fijos, sobre todo sin son superfluos.

Ahora hay muchas opciones en términos de contratar personal por honorarios a destajo o la renta de oficinas virtuales. Por supuesto, trabajar en casa es una alternativa viable para el arranque.

3. Tamaño de escala. Es usual iniciar un negocio en casa con recursos compartidos, pero es imprescindible que el business plan se elabore en función de una dimensión cercana a la realidad cuando se opere en forma regular.

4. Clientes ancla. La planeación es crucial en el lanzamiento y hay que procurar arrancar con un soporte de gastos cotidianos y con un portafolios mínimo para mostrar a otros interesados.

5. Supervivencia. Una hoja de Excel aguanta todo y es fácil que en el business plan tengamos grandes ventas a precios elevados, pero nunca perdamos de vista que la supervivencia es el primer reto; además, hacer una cartera equivalente a ir acumulando “horas de vuelo” para validarse como una opción estable y seria.

6. Escuchar al mercado. Quien se independiza está buscando posicionar un concepto entre un determinado grupo de clientes; sin embargo, en el momento que lo oferta llega al mercado tiende a tener su propia percepción que podría ser diferente a la idea original.

Recuerda, quien manda es el consumidor y en ese sentido hay que estar muy alertas a sus designios. Conozco una infinidad de negocios que han ido cambiando su vocación en forma muy exitosa sabiendo identificar las necesidades de sus clientes.

Twitter: @finanzasparami