Opinión

Débil cobertura

¿Había interés en que no se difundiera mucho la visita del presidente Enrique Peña a Washington? Pues así parece. Resulta que aunque fue la primera visita oficial del primer mandatario a su homólogo norteamericano, Barack Obama, apenas muy pocos medios mexicanos fueron convocados a su cobertura: cuente usted por ejemplo sólo a seis medios impresos.

Pero además, pese a la relevancia de este encuentro, la propia prensa norteamericana fue marginada porque no hubo la acostumbrada rueda de prensa del final de otras visitas.

En otras palabras, pareció que se buscaba evitar el contacto directo de la prensa norteamericana con el presidente Peña.

¿Acaso habrá existido el temor de que las preguntas de los periodistas de allá no fueran precisamente sobre la visita, sino sobre temas como Ayotzinapa, la “casa blanca” o la de Malinalco?

Bueno, el resultado es que si se buscaba cómo reportaron la visita de Peña los principales medios norteamericanos ayer por la tarde, o estaba en una posición muy secundaria o de plano ni siquiera se consignaba en la página de portada de sus sitios de noticias.

¿Más ‘Abarcas’?

Pues pareciera que el caso de José Luis Abarca, exalcalde de Iguala, presunto responsable de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, es más común de lo que parece. Ayer, otro alcalde perredista fue consignado por presuntos nexos con el 'narco'. Ricardo Gallardo, como alcalde de Soledad de Graciano Sánchez, había pedido licencia para buscar la candidatura del PRD a la gubernatura de San Luis Potosí.

Menudo problema tiene la dirigencia perredista. ¿Cómo le va a hacer para que algunos de los que van a buscar este año el hueso, perdón, el puesto, no sean fichitas como éstos?

De lo que no se puede acusar a Gallardo es de malos gustos musicales, pues le encontraron un violín de cinco millones de pesos, seguramente para buscar que los demás bailaran al son que él tocaba.