Opinión

Debate del siglo

 
1
 

 

Salud de Hillary y Trump. (Especial)

Seguramente el debate presidencial de este lunes 26 de septiembre, tendrá una audiencia histórica no sólo en Estados Unidos, sino alrededor de mundo. Y sí, en esa hora y media podría definirse no sólo quién será el siguiente presidente de Estados Unidos, sino el rumbo que tomará la política exterior de ese país que podría impactar décadas por venir. Y, para México, lo que suceda esa noche podría tener un impacto casi inmediato en la economía nacional y en las comunidades más pobres del país. En el peor de los escenarios, el éxito o fracaso de uno de los candidatos en este debate podría afectar el nivel de gobernabilidad y violencia en algunas áreas del país. Así de importante es este debate para México. Y no estoy exagerando.

Para los estadounidenses, el debate presidencial entre Donald Trump y Hillary Clinton no sólo será la oportunidad de verlos frente a frente, en una colisión de ideas, conocimientos, capacidades y sobre todo estilos de comunicación y liderazgo. Pero también este debate será un evento histórico para las mujeres. ¿Está listo Estados Unidos para ser gobernado por ella y no por él? Y lo extraordinario de esta contienda electoral es que sí hay un individuo que representa el estereotipo de los “muy machos”, “muy alphas” o “XY” o sea hombres que lideran intimidando física y verbalmente, maltratando a sus adversarios y todos aquellos que difieren de su forma de pensar, es Donald Trump.

Porque simple y llanamente lo que podría suceder es que, aunque Hillary sea brillante en su locución, argumentación y claramente con más conocimientos para ser presidente, Donald Trump podría ganar el debate simple y llanamente no cometiendo un error garrafal.

Para México, si Trump gana el debate podría depreciarse aún más el peso mexicano, especialmente si las encuestas, expertos y las apuestas favorecen a Trump en una forma contundente. Uno podría imaginarse el nerviosismo de tantos connacionales que viven y trabajan en Estados Unidos, empezando a planear un éxodo masivo a México. Como afectaría estas comunidades y regiones que viven de migrantes mexicanos? Como afectaría la gobernabilidad en estas partes del país en este momento en que la economía mexicana empieza a tambalear?

El proceso mediante cómo se define el formato, la fecha y el lugar del debate presidencial en Estados Unidos es interesante.

La Comisión de Debates Presidenciales (CPD, por sus siglas en inglés) es una corporación sin fines de lucro y sin afiliaciones partidistas, fue establecida en 1987 y su propósito es el de asegurar que los debates, los cuales son una parte permanente de todas las elecciones, provean al público de la mejor información posible.

El CPD está gobernado por una mesa de directores independientes. La junta del CPD está dirigida conjuntamente por Frank J. Fahrenkopf. Jr, extitular del Comité Nacional Republicano, y Michael D McCurry, exsecretario de prensa de la Casa Blanca durante la administración de Bill Clinton. Esto permite que cada uno de los dos partidos más importantes de EU puedan defender los intereses de su candidato. Pero a la luz de la antipatía que ha creado Donald Trump dentro de su mismo partido, no debería de sorprendernos que decidiera no presentarse al debate, argumentando que el formato favorece a Hillary. Esperemos que no.

Las autoridades electorales deberían de considerar la creación de una comisión que permitiera que hubiera más debates con verdaderas posibilidades de que el electorado pudiera escoger mejor a sus candidatos, de lo contrario, los electores mexicanos, después de ver los debates presidenciales en Estados Unidos, no sólo conocerán mejor los candidatos de este país y el impacto de las elecciones en su vida diaria. Esto seria un tache más para el proceso electoral mexicano.

PD. En El Financiero Bloomberg se transmitirá el debate presidencial en español y habrá una mesa de análisis inmediatamente después. ¡Acompáñenos!

Twitter:@Amsalazar

También te puede interesar:

Resolver la inseguridad se puede, cuando se quiere

Vengarse votando

Estrategia, casualidad o suerte en la negociación

>