Opinión

De victimarios a víctimas

 
1
 

 

Enfrentamiento Tanhuato Michoacán (Cuartoscuro)

Fue un éxito el obtenido en el operativo implementado por fuerzas federales en la mañana del pasado viernes veintidós de mayo en el rancho El Sol, ubicado en Tanhuato, Michoacán, en contra del Cártel de Jalisco Nueva Generación y en el que fallecieron cuarenta y tres personas, siendo una de estas un elemento de la Policía Federal; asimismo se logró la captura de otros tres integrantes de este grupo criminal que por sus declaraciones se pudo constar su asociación delictuosa.

Estas acciones corresponden a la labor de inteligencia de las autoridades, las cuales lograron la identificación del predio y la certeza de que ahí se encontraban una gran cantidad de personas vinculadas al mencionado grupo delictivo; lo anterior está relacionado con una serie de ilícitos cometidos por ese grupo, entre los cuales se ha pretendido con varios de ellos amedrentar a las fuerzas de seguridad nacional.

La noche del diecinueve de marzo de este año, mientras se llevaba a cabo un rondín de rutina por parte de elementos de la Policía Federal, éstos fueron emboscados y acribillados, suceso en el que lamentablemente perdieron la vida cinco elementos y once más resultaron heridos de gravedad, todos de la División de la Gendarmería. Posteriormente, el seis de abril, el mismo grupo de narcotraficantes acribilló a miembros de la Policía Estatal de Jalisco, acto en el que murieron quince de sus elementos y cinco más resultaron fuertemente heridos.

Iniciando mayo, de nueva cuenta el estado de Jalisco fue escenario de uno de los peores ataques en contra de las fuerzas de seguridad pública y de la sociedad civil en lo que va de la presente administración; con un saldo de decenas de bloqueos a las principales carreteras y avenidas, incendios a gasolineras, bancos y diversos negocios y, finalmente, el derribamiento de un helicóptero de la Sedena en donde de nueva cuenta cobró la vida de más elementos de las fuerzas federales.

El Cártel de Jalisco Nueva Generación muestra una insistente actitud de reto a las fuerzas públicas y su interés en ampliar su dominio a costa de cualquier cosa, situación que se convierte en obligado impedimento de las autoridades públicas, desde locales hasta federales, así como el sancionar a los responsables. Esa es la principal razón de ser y no otra de los cuerpos armados del Estado. En concreto, el uso de la fuerza institucionalizada.

El enfrentamiento sostenido en el municipio de Tanhuato trajo consigo la muerte de más de cuatro decenas de personas relacionadas con el crimen organizado y una lamentable pérdida de la Policía Federal. Por declaraciones de testigos, se advierte de que fue precisamente un enfrentamiento y no una operación de aniquilamiento como se ha querido aparentar. Es claro que al mantenerse dos o tres horas, como lo menciona un testigo, el constante intercambio de disparos deja por sentado que había una lucha, de lo contrario, el aniquilamiento o las ejecuciones extra judiciales no hubieran durado más que minutos y ni si quiera daría tiempo de que testigos se percataran del suceso.

Por otro lado, cabe la reflexión acerca de todo el arsenal obtenido una vez abatidos los delincuentes, entre el que se encontraba armamento de alto poder. La única y lamentable baja que tuvieron las fuerzas federales es, contrario de la pretendida tergiversación, resultado de una mejor preparación. No hay que olvidar que tanto miembros de la Sedena, Samr, PGR, CISEN, PF y Estatales son profesionales; éstos han sido entrenados durante años y equipados con lo mejor para precisamente enfrentar situaciones como la del viernes veintidós de mayo y obtener el resultado logrado.

La fuerza que tiene el Estado mexicano para garantizar la seguridad pública y combatir al crimen organizado es muy superior, inclusive, a la de todos los grupos criminales juntos. No existe fuerza al interior del país que pueda hacer frente al Estado mexicano.

Pero, ahora resulta que se pretende victimizar a los victimarios, esos que han lacerado a nuestra sociedad de manera cruel y sanguinaria, que la han extorsionado, secuestrado, robado y asesinado y que han pretendido quitarnos la tranquilidad de nuestras vidas. ¡Eso no lo debemos permitir! Como sociedad tenemos que respaldar las acciones de nuestras autoridades, sobre todo cuando se trata de resarcirnos aquello que los delincuentes nos han quitado. Tenemos que investigar y reflexionar lo que se dice para tener juicios propios y no dejarnos engañar.

Hay quienes pretenden aprovechar estos lamentables hechos por intereses políticos y que nada tienen que ver, inclusive, con lo sucedido. Existen mercenarios del periodismo que tergiversan los hechos para causar un impacto negativo en la precepción pública y, más aún, pareciera que se ponen del lado de los malos para lograr su objetivo en lugar de apoyar las debidas y necesarias acciones del gobierno. Se trata, pues, de una injustificada presión para que se tomen decisiones apresuradas y obligadas, sobre todo en relación al contexto de las próximas elecciones. La sabiduría consiste en descubrir la verdad oculta en las apariencias de la existencia. La verdad se esconde tras la máscara de la apariencia… esto decía un filósofo alemán el siglo pasado.

Twitter: @FSchutte

También te puede interesar:
El nuevo Sistema de Justicia Penal
No es lo mismo percepción que realidad
Unificación policial en México