Opinión

8 de junio de 1969

 
1
 

 

AMLO

Recibí muchas cartas en relación a los hechos en los que perdió la vida el hermano de Andrés Manuel López Obrador. Para evitar suspicacias, transcribo literalmente las tres notas periodísticas que dieron cuenta de tal suceso.

Rumbo Nuevo
Diario de la vida tabasqueña
(9/junio/1969)

“Dos versiones en torno a la muerte de un menor. En un comercio de telas de las calles Progreso y Primavera de esta ciudad, ayer a las 16:00 horas se registró un hecho de sangre en el que perdió la vida el menor, de 15 años de edad, José Ramón López Obrador. En las declaraciones que ante el Ministerio Público rindió Andrés Manuel López Obrador, hermano del occiso, dice que su hermano José Ramón llegó y le dijo: ‘Ahorita voy a asustar a Ramón’, o sea un empleado que hay en una zapatería cercana al establecimiento donde ocurrieron los hechos, y que tomó la pistola (no explica en su declaración de dónde) y que le volvió a decir, deja esa arma; esto no hace nada, respondió el hoy occiso, y que luego oyó un disparo.

“La actuación que levantó el Ministerio Público hace constar que al llegar al lugar de los hechos encontró el cadáver en la puerta de la tienda con la cabeza hacia la calle y los pies hacia adentro del mismo establecimiento denominado ‘Novedades Andrés’, un charco de sangre como de 70 centímetros de diámetro y sobre el mostrador dos pistolas, una de juguete y otra de tipo escuadra calibre 38 marca Colt, con un cartucho quemado y con cartucho cortado.

“El certificado del médico legista señala que la bala tuvo una trayectoria de abajo hacia arriba, sin precisar distancia al sitio de entrada y salida, dice que la causa de la muerte fue paro cardiaco respiratorio; causas que la originaron: herida producida por arma de fuego en la masa encefálica. La versión callejera es en el sentido de que los dos hermanos estaban jugando y que accidentalmente a Andrés Manuel se le disparó el arma. En el establecimiento citado había una señorita comprando, un empleado de nombre Andrés Rodríguez y otro hermano Pedro Arturo. Nadie quedó detenido y no se estableció quién es el propietario del arma homicida”.

Diario de Tabasco
Vida y verdad de la provincia
(9/junio/1969).

“Una imprudencia le costó la vida a un jovencito. En la tienda de telas de su padre cayó muerto de un balazo, ayer. El almacén de telas denominado ‘Novedades Andrés’, ubicado en la esquina que forman las calles Progreso y Primavera, frente al Mercado Pino Suárez de esta ciudad, fue escenario ayer por la tarde de una terrible tragedia, siendo la víctima un jovencito que apenas acaba de cumplir 15 años de edad, hijo del dueño de dicha tienda.

“José Ramón López Obrador, nombre del infortunado muchacho, se desplomó sin vida minutos antes de la una y media de la tarde, al resultar herido de un balazo en la oreja derecha, por manejar imprudentemente una pistola escuadra Super Colt, calibre 38. De lo que declaró Andrés Manuel López Obrador ante el agente del Ministerio Público en turno, licenciado Arnulfo Sánchez Méndez, se desprende lo siguiente:

“La referida tienda es propiedad del señor Andrés López Ramón. Poco antes de la una y media de la tarde, en la tienda sólo se encontraba Andrés Manuel. En eso llegó el ahora occiso, quien dirigiéndose al hermano mayor, le dijo: ‘Ahorita voy a espantar a Ramón’ (Ramón es un empleado de una zapatería cercana). Diciendo lo anterior, José Ramón se dirigió a un casillero, donde estaba la pistola y la tomó en sus manos. Andrés Manuel, al ver que su hermano manejaba el arma imprudentemente, hasta el grado de haber cortado cartucho, le dijo:

‘Deja de jugar con esa pistola’. José Ramón le respondió al instante: ‘No tengas miedo’. Y otra vez volvió Andrés Manuel a llamar la atención de su hermano menor: ‘Guarda esa arma porque se te puede ir un tiro’. A esto, José Ramón le respondió: ‘Lo que pasa contigo es que eres un miedoso. De todo te espantas’.

“Declaró Andrés Manuel que él volteó para dar la espalda a su hermano José Ramón y entonces escuchó que éste tiraba la pistola sobre el mostrador. Casi instantáneamente escuchó un disparo y vio que José Ramón caía al suelo, afuera del mostrador. Corrió a auxiliarlo y entonces vio que le salían borbotones de sangre por la oreja. Pero notó que tenía aún vida y quiso llevarlo rápidamente con un médico. Apenas si tuvo tiempo de sacarlo de la tienda, porque en la banqueta terminó de existir José Ramón. El secretario del Ministerio Público, Miguel Ángel Peña Martínez, practicó una inspección ocular en el lugar de la desgracia, habiendo encontrado la bala entre unos pantalones. El casquillo 38 estaba abajo del mostrador. La pistola estaba en el casillero, porque el dueño del negocio y padre de la víctima acababa de adquirirla. Resulta que una persona le debía 800 pesos y no le pagaba. Casualmente lo vio pasar y le cobró. El deudor le dijo que no tenía dinero, pero en cambio podía dejarle la pistola que llevaba, siempre y cuando le diera mil pesos más, con lo cual quedarían a mano.

El señor Andrés López Ramón entregó los mil pesos y se quedó con el arma, dejándola en el casillero. José Ramón había visto la pistola y por eso se le ocurrió espantar a su amigo Ramón, a quien por cierto ya no salió a buscar, por haberse quedado hablando con su hermano Andrés Manuel, quien lo persuadió para que no hiciera la broma que había planeado. La bala tuvo orificio de salida atrás de la oreja izquierda. El cadáver está siendo velado en Primera Cerrada de la calle Pedro Fuentes No. 111, domicilio de la familia. Hoy en la mañana será sepultado”.

Diario Presente
(9/junio/1969).

“Novedades Andrés de la calle Primavera. A las 16 horas de ayer, la mesa de guardia de la comandancia de la Policía Preventiva informó al agente del Ministerio Público en turno, licenciado Arnulfo Sánchez Méndez, de una tragedia ocurrida en la esquina que forman las calles de Progreso y Primavera, de esta ciudad, en donde perdiera la vida un joven que respondía al nombre de José Ramón López Obrador, de quien sólo se sabe era originario de Macuspana.

“Momentos después, el licenciado Sánchez Méndez, en compañía de su secretario y personal de rigor, se trasladó hasta el lugar indicado para dar fe de los hechos y realizar la correspondiente inspección ocular del cadáver, pudiendo percatarse de lo siguiente:

“En la banqueta del establecimiento comercial denominado 'Novedades Andrés', frente al número 126 de la calle Primavera, se encontraba el cadáver de un individuo de aproximadamente quince años de edad. Sobre el mostrador del establecimiento citado, una pistola marca Colt, calibre 38, así como una pistola blanca de juguete; debajo del mostrador, un casquillo de metal del mismo calibre, debajo de unos pantalones que se encontraban colgados de unos ganchos, junto a una pared, se encontró otro proyectil, al parecer del mismo calibre. En el piso se pudo apreciar un charco de sangre como de 30 centímetros, con huellas de arrastradura hasta donde se encontró el cadáver, de donde se desprende que, en su agonía, llegó hasta la banqueta.

“Al cadáver se le apreció una herida de medio centímetro de diámetro, producida por arma de fuego, a la altura del parietal derecho, con orificio de salida en el mastoides izquierdo al mismo nivel.

“Extraoficialmente, en el lugar de los hechos, minutos después de haber ocurrido la tragedia se dejaron escuchar comentarios de personas diciendo que un hermano del hoy occiso, en forma accidental, al estar jugando con el arma homicida, ésta se le había disparado, lesionando mortalmente al hermano.

“Es de esperarse que la Policía Judicial investigue el caso, en tal forma que quede aclarado cómo ocurrió la tragedia. Al integrarse la averiguación, se supone que debe haber interrogado a los testigos presenciales, inclusive a familiares, hasta establecer los pormenores de este hecho de sangre”.

Twitter: @Fernandogr

También te puede interesar:
Verdades incómodas
El proyecto que viene
Unidos por el espanto