Opinión

De dialécticas mortuorias

 
1
 

 

José López Portillo

“Fui el último presidente de la Revolución, por lo menos en el esquema estatista que buscaba la solución de los problemas con una economía mixta. Hicimos el máximo esfuerzo para lograrlo con ese esquema y fracasamos. Y frente al fracaso no hay argumentos. Hay que reconocer que debe haber nuevas oportunidades y hacerse uno a un lado con independencia de propósitos y calificativos (…)

” José López Portillo 1

El presidente López Portillo solía decir “todo está en todo”, en abuso de la dialéctica que cultivaba y, quizá, en busca de algún refugio de las tempestades que le habían precedido y que, al final de su mandato, se conjuraban todas a una en su contra. Lo que pudo haber sido sorteado de manera pragmática y con cargo a la lógica, digamos que normal, se volvió un maremágnum que nos llevó a la crisis más profunda que haya vivido el sistema político-económico heredado de la Revolución mexicana.

No en balde, López Portillo se calificó como el “último” presidente de la Revolución. Mientras que sus herederos trataban de agarrarse al clavo ardiente de un “nacionalismo revolucionario” sustentado en una Constitución reformada a fondo, con el propósito explícito de aplacar los nervios de los dueños del capital, sus epígonos y voceros y del propio imperio norteamericano para cuyos dirigentes la dirigencia del Estado mexicano había perdido toda credibilidad política o casi.

Así, entramos en el tobogán de la inflación sin crecimiento, una moneda en caída libre y los reclamos de propietarios y proletarios que el PAN y la cúpula empresarial luego instrumentó como el reclamo democrático de fin de siglo, muy lejos del que en los años setenta y primeros ochenta habían proclamado los estudiantes graduados en el 68, los sindicalistas insurgentes con su tendencia democrática y los habitantes del mundo agrario y rural que poco a poco ampliaban sus horizontes y devenían reclamantes no sólo de democracia de base sino de nuevas estrategias productivas para el campo realmente existente.

Si podía o no enmendarse el rumbo por estas vías es tema esquivo, de larga data. Los hubiera no sólo son subjuntivos imperfectos sino conjeturas innecesarias para la formulación de políticas públicas. Por lo demás, las fuerzas y vectores capaces de tal enmienda pronto mostraron sus respectivos deterioros y corrosiones para convencer a tirios y troyanos que aquel modo de crecer y buscar desarrollarse, basado en el Estado dirigente y las economías mixtas con sus pactos y tripartismos había dado de sí y, decían los exegetas de la nueva era, para nunca más volver.

Sin contar con redes de protección adecuadas para los actores productivos protegidos, ni para los trabajadores del campo y la ciudad que necesariamente se verían sustancialmente afectados, el cambio hacia una economía abierta y de mercado se realizó sin demora ni duda, hasta coronarlo con la entrada en vigor del TLCAN en 1994. Hoy, los saldos de este espectacular salto debían estar a la vista y conformar parte sustancial de la agenda política para el cambio de gobierno, cuya sucesión presidencial todos los actores emanados de la transición dicen querer.

Si bien esos saldos no son transferibles a quienes han gobernado en el presente; sí lo es, el no haber intentado una revisión con el propósito de detectar fallas y omisiones que pudieran corregirse gradualmente para dotar al sistema resultante de tanta mudanza de un mínimo de cohesión, estabilidad y gobernanza. Este trío define hoy las grandes grietas geológicas de nuestro presente y es por ellas que han venido a la superficie los jinetes de nuestro vernáculo apocalipsis. Sin afrontarlas, estos caballeros y sus bestias nos pisotearán sin contemplación, porque en su naturaleza está la devastación.

Sí, todo está en todo, pero no para adornar el razonamiento y el lenguaje sino para ofuscarnos y enredarnos e impedirnos actuar conforme a la emergencia y su ominosa perspectiva. Pian pianito, como decían los campiranos; con un gradualismo acelerado como insiste con enjundia mi colega y amigo Mario Luis Fuentes. Por lo pronto, todo está en todo y nosotros sometidos a la peor de las trampas de la dialéctica, la que favorece desgarradoras antítesis. La muerte, diría don Edmundo Valadés, tiene permiso.

1Entrevista de Elías Chávez con José López Portillo en Proceso núm. 836, 9 de noviembre de 1992, consultada en

http://www.proceso.com.mx/231369/8220el-ultimo-presidente-de-la-revolucion-8221

También te puede interesar:

La Francia de todos los tiempos

Trump y sus bombas

Mercados: Apertura e (in)justicia laboral