Opinión

De cómo el iPhone mató
a RadioShack… en EUA

09 abril 2015 4:55
Etiquetas
1
 

  

RadioShack

En EUA, RadioShack agoniza: está por cerrar 2 mil 300 de sus 4 mil tiendas. En México, el panorama no le pinta tan mal: la cadena vendió sus 251 unidades pero permanecerán abiertas.

Las razones detrás de este contraste revelan mucho sobre los hábitos de consumo de tecnología de los dos lados de la frontera.

Allá, la alta penetración de celulares inteligentes (según Nielsen 7 de cada 10 americanos tienen uno) fue una de las fuerzas que erosionó el modelo de negocio de la cadena. Un ejemplo morboso lo ofrece un panfleto de publicidad de la tienda que data de febrero de 1990 y que circula en la plataforma Reddit.

Los productos estrella de RadioShack en la portada de ese flyer eran una computadora, un teléfono fijo, un celular, una grabadora de video, otra de cassettes, un CD player, una calculadora y una mini estación para conocer el estado del tiempo. Lo sabemos todos, un iPhone ofrece esas funcionalidades y más. El software se comió al hardware y RadioShack no lo vio venir.

Aquí en México se estima que hay 45 millones de smartphones y que en ciudades como el DF o Monterrey hay hasta más de uno por persona, lo que implica que grandes porciones de la población no tienen uno.

Por eso, sus tiendas aquí en México aún venden radios AM/FM, walkie talkies, caseteras y pilas, muchas pilas.

Las baterías ocupan, precisamente, un lugar preponderante en los stands de los RadioShacks mexicanos. Y las baterías son precisamente también, el siguiente producto que enfrentará una revolución sustancial: todas serán recargables, en segundos, y durarán meses. Y quien apueste a eso estará condenado a no ver flujos continuos de clientes.

Las alcalinas serán cosa del pasado en EUA, pero seguramente habrá franjas en países en desarrollo, como México, en donde serán necesarias para alimentar de energía a esos radios, esos walkie talkies, esas grabadoras, esos CD players…

También te puede interesar:
El peor servicio para ver Netflix
Audi contra los 'geeks' del Silicon Valley
Northgate y el futuro de la TV