Opinión

De cabildeo y política

Mañana diputados y senadores acordarán el calendario para dictaminar las leyes en materia de energía, a fin de convocar en junio a período extraordinario. Los debates se transmitirán por el canal del Congreso. El PRD sostiene que será más una pasarela de funcionarios que un ejercicio de análisis, ya que busca ocultar la gran discresionalidad que tendrá la SHCP en el manejo de Pemex.

La de telecomunicaciones sigue su proceso en el cual PAN y PRD han pactado evitar que las leyes secundarias se alejen de la reforma constitucional o limite sus alcances. Varios senadores viajan a España para honrar los 100 años de Octavio Paz y, en tanto, las actividades en comisiones se verán con poco avance, aunque se espera habrá consenso al desterrar los temas polémicos, con lo cual se negociará más rápido el dictamen.

Y hablando de congresos locales, en Nuevo León PRI y PAN han retomado la iniciativa sobre derecho a la vida a nivel constitucional, mismo que se ha usado para aumentar las penalidades y la persecución contra las mujeres que deciden interrumpir un embarazo. Cuando se legisla por dogmas y no con base en información científica, se atropellan los derechos básicos de las mujeres.

En este tipo de legislación se pretende proteger la vida desde el momento de la concepción hasta la muerte natural. La fecundación del óvulo no implica que necesariamente se implante en el útero y, la muerte natural en Nuevo León parece que se registra en balaceras. Es lo que Rodrigo Medina quiere ocultar. No puede con el gobierno de su entidad y, para agradar a las Iglesias, impulsa una legislación para criminalizar a las mujeres. Porque la culpable es sólo la mujer, no el hombre que la fecundó. Levantó la voz María Elena Chapa, quien dirige el Instituto Nacional de las Mujeres en la entidad, y la Secretaria de Educación Pública la criticó porque según su visión, no debe existir diferencias entre miembros del gabinete. Pero de educación sexual y prevención de embarazos tempranos, ni una palabra.

La doble moral seguirá imperando y las neolonesas continuarán cruzando la frontera para interrumpir embarazos, mientras las que no cuenten con recursos se enfrentarán al riesgo de perder la vida, de contraer infecciones, de quedar estériles, a lo que el gobierno de Medina agregará ahora la persecución y las penas corporales. ¿Por qué llenar las cárceles con mujeres, madres muchas de ellas, o estudiantes o trabajadoras? Será porque no hay la capacidad de encerrar a los verdaderos delincuentes. Una interrupción de embarazo es un tema muy duro que marca la vida de una mujer. En lugar de contar con asesoría, de apoyar la prevención, se les condena. Todo por simular una ética política, no reconocida por sus paisanos en los hechos.

En Guerrero, el gobernador Aguirre también envío iniciativa al Congreso local, pero para despenalizar la interrupción de embarazo durante las primeras doce semanas de vida, utilizando el mismo método que en Distrito Federal, que consiste en toma de pastillas, no en legrados, sin riesgos de muerte, infecciones, infertilidad y tras una orientación que muchas veces ayuda a evitar se suspenda el embarazo. Los ataques en su contra también se han multiplicado y la presión sobre los legisladores se incrementa, pero avanza la política de proteger a las mujeres que toman una decisión tan difícil, para que no arriesguen vida y salud. Es un tema de conciencia. Si estás contra el aborto, no lo practiques. Pero no puedes imponer a un tercero tu visión, criminalizando a la mujer y exonerando al hombre.

Lo deseable sería que no se tomaran decisiones tan extremas, pero aún no logramos ni siquiera eliminar la prueba de embarazo para la contratación de mujeres en muchas empresas. Se incrementan los embarazos de adolescentes por falta de educación sexual, no hay apoyo para la crianza de los hijos de las mujeres trabajadoras, persiste la violencia intrafamiliar, maltrato infantil, y quieren ocultar el Sol con un dedo para acallar sus conciencias, a costa de los derechos de las mujeres.