Opinión

De cabildeo y política

 
1
 

  

Hillary Clinton

El INAP que dirige Carlos Reta Martínez realizó una mesa de análisis sobre la próxima elección en Estados Unidos. Participaron Leonardo Curzio, Paz Consuelo Márquez, Verónica Ortiz y Raúl Benítez. Coincidieron en que cualquiera que sea el resultado, la relación de México con EEUU habrá de modificarse por la agenda electoral y se enfrentarán riesgos por la renegociación del Tratado de Libre Comercio, el tratamiento de los asuntos migratorios, la seguridad fronteriza y el combate al terrorismo.

El Senado mexicano seguramente abordará este tema en su próximo período ordinario de sesiones. En noviembre con los resultados electorales, ya sabremos de qué tamaño será el reto en esta nueva etapa. De hecho, como ya apuntó Banxico, el desarrollo de la campaña norteamericana ha empezado a afectar planes de inversión de diversas empresas en nuestro país, aún cuando crece la inversión extranjera directa. La incertidumbre afecta siempre a la actividad económica.

Los analistas apuntaron que en EEUU frente a la rigidez de las instituciones, con una mayor concentración del ingreso, donde el 1% recibe el 40% del mismo, con descontento donde el 81% está en desacuerdo con su gobierno, el 53% no se siente representado por los partidos y el 75% tiene poca o nula confianza en el gobierno para resolver problemas, con nuevas formas de comunicación en redes sociales, se registra un entorno de división, confrontación, polarización y radicalismos.

Los ponentes señalaron en la campaña electoral se ha posicionado el cuestionamiento del libre comercio, ante el fracaso del modelo supranacional de la globalización; y la amenaza del terrorismo como tema de seguridad nacional y liderazgo mundial. México no se encuentra bien posicionado ante estos temas, porque el 90% de las noticias destaca notas sobre violencia, narcotráfico y corrupción. Pese al avance de la relación bilateral en diversos aspectos culturales, comerciales, gastronómicos, turísticos, prevalece una actitud hostil en la opinión pública norteamericana hacia nuestro país. Revertirla no es sencillo, requiere de fortalecer diplomacia y clarificar la importancia de la relación bilateral. Sin embargo, el gobierno mexicano no puede, ni debe, tratar de influir en el proceso electoral norteamericano. No sería útil. Corresponde más a la sociedad civil la tarea de estrechar lazos con los norteamericanos con quienes nos unen diversas relaciones cada vez más cercanas. La renegociación del Tratado de Libre Comercio que se avecina es un tema que a todos afectará.

En la mesa se apuntó que Trump es un candidato exitoso que avasalló a sus competidores en las primarias, pese a sus errores recientes y la distancia marcada por dirigentes republicanos, su popularidad se mantiene con su discurso anti-sistémico y confrontador que seduce a sectores de la población a los que no se había llegado, tradicionalmente poco participativos. Por su parte Hillary no emociona, no ha logrado incorporar a los jóvenes que Sanders sedujo, pero genera confianza en un gobierno sensato entre los grupos de mayor nivel educativo. Los demócratas incluyen a las minorías que los republicanos no consideran en sus causas.

Recordemos que el sistema electoral norteamericano define la elección presidencial por el voto electoral de los estados de la unión y no por el número de votos emitidos por los ciudadanos. De ahí que hay cierto optimismo en el sentido de que Hillary Clinton pudiese ganar aún cuando Trump motive a grandes grupos de votantes. Lo cierto es que no hay aún un ganador, ambos enfrentan retos. Faltan los debates y ambos se atacarán con cartas que aún no revelan.


Por lo pronto, debemos prepararnos para la inevitable renegociación del TLCAN, trabajar más en la relación bilateral y trilateral, esperar que la realidad pese lo suficiente para inhibir retrocesos perjudiciales para los tres países. Estamos ante un entorno donde los norteamericanos no buscan explicaciones sobre el desplazamiento de las manufacturas a otros países y solo buscan culpables. Añoran un pasado que no volverá y comprometen así su futuro. Largo se avizora el camino hasta noviembre.

Twitter:@Rosariodf

También te puede interesar:

De cabildeo y política

De cabildeo y política

De cabildeo y política

>