Opinión

De Bélgica a México

 
1
 

 

belgica

El tercer acto de terrorismo golpea a Europa. Desde enero de 2015, con el ataque a la revista satírica Charlie Hedo muriendo 12 personas, siguiendo con la masacre de noviembre 2015, asesinando 130 personas en una sala de conciertos y restaurantes. Y ahora, los atentados de esta semana, las dos bombas que detonaron en el aeropuerto de Bruselas y el explosivo en una estación del Metro, matando a más de 30 personas.

Estas tres tragedias son los que más atención recibieron por parte de los medios en estos últimos años, pero es importante subrayar que han sucedido decenas de atentados terroristas en todo el mundo, por personas que representan a grupos fundamentalistas y que matan en nombre de Dios.

Probablemente el atentado fuera de Europa que más atención recibió en los últimos meses fue la masacre en San Bernandino, donde un matrimonio asesinó a 14 personas que celebraban las fiestas decembrinas. Días después, en un discurso transmitido a nivel nacional, el presidente Barack Obama reconoció que fue un acto terrorista.

Y así como estos atentados en París, Bruselas y San Bernandino, han sucedido docenas alrededor del mundo. Public Radio International publicó una lista de los atentados incluyendo el ataque en noviembre de un hotel en Mali, donde los terroristas mataron a 20 personas. En enero un terrorista suicida, quien fue identificado como sirio seguidor del Estado Islámico, detonó un explosivo en una plaza en Estambul, Turquía, matando a 13 personas. Dos días después, también en enero, pero ahora en Yakarta, en la capital de Indonesia, murieron ocho personas, de ellos cuatro terroristas, después de detonar varios explosivos. Un día después, en el Hotel Splendid, en Ouagodougou, la capital de Burkina Faso, 30 personas son asesinadas cuando terroristas tomaron 170 rehenes que fueron librados por las fuerzas armadas.

En febrero, también en Turquía, pero ahora la ciudad de Ankara, mueren 29 personas, civiles y militares, cuando atacaron un convoy militar representantes de los “Falcones Liberación” de Kurdistán.

También en Ankara, menos de un mes después, en marzo, mueren 37 personas, cuando terroristas de este mismo grupo, atacan un centro de transportes.

Otro hotel que fue objetivo de un ataque terrorista fue en Mogadishu, donde 15 personas murieron, los autores fueron milicianos vinculados a Al-Shabbab. Y hace una semana, un hotel Étoile du Sud, en Costa de Marfil, recibió un ataque de terroristas vinculados a Al Qaeda, donde murieron 18 personas.

Estos ejemplos, todos recientes, son eventos terroristas que se llevaron a cabo en hoteles, plazas y áreas públicas por grupos afines al Estado Islámico, Liberación Kurdistán, y Al-Shabbab. Pero, son los terroristas que son originarios de los países y de las comunidades que atacan, que más horror y zozobra están creando en las democracias del Occidente.

Por ejemplo, en el caso de la masacre de San Bernandino, el asesino Syed Rizwan Farook, estadounidense de nacimiento y de descendencia pakistaní, mató a sus compañeros de junto con su esposa Tashfeen Malik, ciudadana pakistaní y residente legal en Estados Unidos. Hasta el momento se cree que esta pareja, que dejó una hija de seis meses, se “radicalizó” sin tener coordinación con algún grupo fuera de Estados Unidos.

De la misma forma, varios de los asesinos en los atentados en París fueron europeos de nacimiento. Y este fenómeno, del “enemigo en casa”, además del terrorismo “exportado”, tendrá impacto en la forma en que México se relaciona con el mundo.

En primer lugar, de nuevo se endurecerá la seguridad del transporte aéreo internacional y la exigencia de incrementar, aún más, los mecanismos de seguridad. La necesidad de que Relaciones Exteriores y sus consulados alrededor del mundo no sólo desarrollen mecanismos más inmediatos para contactar connacionales y dar instrucciones antes, durante y después de que estén sucediendo los atentados. Además de que la Secretaría de Relaciones Exteriores tendrá que revisar sus advertencias de viajes, el mundo se ha vuelto mucho más peligroso, aun para los mexicanos. Seguramente, la frontera con Estados Unidos de nuevo se volverá el “chivo expiatorio” de los miedos y temores de posibles atentados terroristas en el país vecino. De hecho, horas después de los atentados en Bruselas, posibles candidatos a la presidencia de Estados Unidos, aunque indirectamente, vincularon los atentados terroristas con la necesidad de controlar las fronteras. Aunque históricamente, potenciales terroristas ingresaron a Estados Unidos por la frontera con Canadá, este detalle no tendrá juego en un año electoral, donde el chivo expiatorio de todos los miedos que aquejan un grupo de estadounidenses –desempleo, bajos salarios, falta de oportunidades inseguridad, y ahora, terrorismo– tratarán de vincularlo con México.

Twitter:@Amsalazar

También te puede interesar:

Sin definir, 'supermartes'

El 'elefante blanco' en la sala

Discursos que hacen historia