Opinión

Davos 2015: la gente está preocupada, dice Schwab

Davos.– Fue durante un momento apacible ayer en el Centro de Congresos de esta población alpina cuando el fundador del Foro Económico Mundial (WEF), Klaus Schwab, dijo en una comida íntima con un selecto grupo de los periodistas más prominentes del mundo que la gente está preocupada. Muy preocupada. Lo repitió al menos tres veces, y destacó que la tarea de la organización que encabeza es ser un puente para canalizar las iniciativas de organizaciones no gubernamentales, empresas y gobiernos.

La preocupación no es menor. En el Reporte de Riesgos Globales 2015 del WEF, liberado apenas la semana pasada, se observa cómo tres de los diez riesgos más factibles de ocurrir son de naturaleza geopolítica: (1) conflicto entre estados; (2) resquebrajamiento de gobiernos nacionales; y (3) colapso o crisis de Estados. En pocas palabras: estaríamos ante guerras inminentes, ante el desmoronamiento de sistemas políticos o ante la posibilidad de que ciertos países se desvanezcan. Por eso es tan importante la aparición de personajes como Petró Poroshenko, el presidente de Ucrania, quien intentará no sólo hablar de la reconfiguración de su país después de lo ocurrido el año pasado con Rusia, sino también de su futuro económico.

Pasado mañana el centro de la discusión aquí será el terrorismo. ¿La presencia más esperada? François Hollande, sobre todo por la nueva e inesperada realidad, en la que los atentados de París han servido para atestiguar un debate desconocido entre quienes defienden la libertad de expresión y quienes proclaman que debe prevalecer el respeto a los valores distintos a los occidentales. Las constantes protestas anti Charlie Hebdo, anti Hollande, y los episodios con los japoneses que el Estado Islámico mostró en un amenazante video ayer, confirman que los sucesos de París, como me dijo un amigo, marcan un antes y un después.

No hay paz en el mundo. ¿Hay guerra? Tampoco. Más bien atravesamos un limbo confuso; una zona de nubes densas. Esta parece ser la primera vez en muchos años que el tema central del WEF en Davos es una preocupación por la estabilidad de las naciones y por la amenaza generalizada al sistema económico y político que prevalece actualmente. Como los ciberataques, que se ciernen con tal gravedad que el Foro tuvo que preparar un documento titulado “Partnering for Cyber Resilience: Towards the Quantification of Cyber Threats” porque, como dice Schwab, tenemos que crear marcos de referencia para cada tema.

Ayer había un Sol esplendoroso en Davos, que surgió a medio día, después de una semana de un clima asqueroso. “Lo mismo deseo que ocurra para el mundo”, dijo Schwab al finalizar la comida: que de este clima horrible, pasemos al día soleado.

Twitter: @SOYCarlosMota