Opinión

Datos para combatir el desánimo

 
1
 

 

Datos para combatir el desánimo.

¿Qué información nos puede infundir ánimo y darnos una perspectiva del país que nos permita albergar la esperanza de que las cosas van a estar mejor en el futuro?

Algunos lectores me han hecho esta pregunta ante la evidencia de que frecuentemente, las noticias diarias parecieran deprimentes.

La clave, a mi juicio, es voltear a ver el bosque en lugar de concentrarse en los árboles, es decir, ver el mediano y largo plazos, tanto en retrospectiva como hacia adelante, para darnos cuenta de que, sin duda, el panorama es mejor.

Le enlisto algunos de los elementos que me parecen relevantes.

1– México ha construido en las últimas dos décadas un entramado institucional que aumenta las posibilidades de convertirnos en un país moderno y desarrollado.

Construimos el INEGI, el Banxico autónomo, el INE, el INAI, el Coneval, la CNDH, entre otras. Está en construcción el Sistema Nacional Anticorrupción; en proceso el nuevo Sistema de Justicia Penal. Hace un cuarto de siglo, la mayoría de estas instituciones no existían, y nos han cambiado o nos van a cambiar.

2– Hay reformas recientes que, aunque puedan tardar algún tiempo en madurar van a generar un nuevo ambiente económico y de negocios. La reforma energética, de telecomunicaciones, la realizada en materia de competencia económica, la educativa, la de control de las finanzas de los estados, entre las más importantes, al paso de los años van a crear un entorno competitivo completamente diferente al que tenemos y van a generar condiciones para el crecimiento y uso eficiente de los recursos.

3– Hay una sociedad civil pujante, activa y cada vez más influyente en las decisiones de políticas públicas. El escrutinio de los gobernantes y figuras públicas, las propuestas de políticas públicas y el permanente debate de la vida pública a través de medios tradicionales y otros como las redes sociales, son una realidad que no tiene reversa y va a incidir necesariamente en la calidad de la gestión pública.

4– Hay indicadores económicos en los que México destaca de manera muy clara. Las exportaciones totales del país, a pesar del reciente tropezón, crecieron 126 por ciento entre el primer semestre del año 2000 y el primero de este año. Y si la comparación es contra 1993, el disparo es de 7.2 veces, una tasa anual promedio de 8.6 por ciento. México exporta más que el resto de América Latina junta.

5– El mercado interno del país es robusto y va creciendo. Entre el primer semestre del 2000 y el mismo periodo de 2016, el salario real promedio de cotización al IMSS creció en 29 por ciento y el empleo formal lo hizo en 47.7 por ciento. Esto implica que la masa salarial real del sector formal creció en 90.5 por ciento en términos reales, una tasa anual media de 4.0 por ciento. Y luego se preguntan por qué crece el mercado interno.

6– El crédito de la banca comercial al sector privado creció 353 por ciento en términos reales entre junio de 2001 y el mismo mes de 2016. Esto significa un crecimiento promedio anual de 10 por ciento. Por eso hay posibilidades de comprar casa, coche, o dar el tarjetazo.

7– Las ventas de autos crecieron 86 por ciento del primer semestre del 2000 al mismo lapso de este año, a pesar de la crisis del 2009, lo que significa un crecimiento promedio de 3.9 por ciento.
¿Sigue desanimado?

Twitter:@E_Q_

También te puede interesar:

Mayor claridad en datos fiscales

Hacienda bajará hoy su estimado de crecimiento

¿Cómo construir una narrativa creíble?