Opinión

Datos laborales

1
   

      

FIL Mancera. (Tomada de @ManceraMiguelMX)

Este sábado, en la FIL, el jefe de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera, presentó un libro acerca de su propuesta de incrementar el salario mínimo: Del salario mínimo al salario digno, entiendo que se llama. No lo conozco aún, pero en su presentación utilizó cifras un poco confusas, según lo que pude ver en Twitter, donde incluso hubo un breve intercambio al respecto.

Como ya lo comentamos acá en alguna ocasión, el número de personas en la economía formal que tienen un ingreso igual a un salario mínimo es de poco más de medio millón. Eso dicen las cifras del IMSS, pero también lo dice la Encuesta de Ocupación y Empleo de INEGI, ENOE. En la correspondiente al tercer trimestre de 2015, la información es la siguiente: Hay en México 50.7 millones de personas ocupadas, de las cuales 21.4 millones son formales, 13.9 son informales, 9.4 están en otras modalidades de informalidad y 6.1 millones en el campo, viviendo de autoconsumo. Dentro de los formales, 523 mil tienen ingreso de un salario mínimo, 4.3 van de ahí a dos; 5.7 de dos a tres; 4.7 de 3 a 5, 18 mil personas no tienen ingresos, y 3.5 millones no reportan su ingreso.

Como puede usted ver, el número de personas formales con ingresos de un salario mínimo siguen siendo medio millón. Hay además 3.1 millones de informales con ese ingreso, 1.5 millones en otras modalidades de informalidad y 1.7 millones en el campo. En total, 6.9 millones de mexicanos trabajan por un salario mínimo (o menos, en el caso de los informales). Puesto que el salario mínimo es muy bajo, como todos coincidimos, la situación de estos casi 7 millones de compatriotas es inaceptable. Aumentar el salario mínimo, sin embargo, sólo tendrá efecto directo sobre el medio millón de formales. Los
demás, que hoy no cumplen la ley, no lo harán pronto.

Pero ese tema no es mío, es del Sr. Mancera y de sus apoyadores rumbo a la elección de 2018. Muchos otros temas también serían de Mancera si asumiera sus obligaciones como jefe de Gobierno con la misma enjundia que ha dedicado al mínimo. Ojalá lo haga.

Lo que creo que puede ser mucho más importante para todos los demás es el problema que tenemos con las estadísticas laborales. De los casi 51 millones de trabajadores, cerca de 6 millones no reportan ingreso, 11.7% del total. Es una cifra muy elevada, que antes de 2007 era de la mitad. Por eso, tengo la impresión de que quienes han dejado de responder son personas con ingresos superiores a la media, si no es que muy superiores, que tienen miedo de dar esa información en un país que se ha hecho menos seguro. Y cuando ve uno en dónde hay más personas que deciden no responder, esto parece confirmarse.

En Morelos, 40% no responden. En Aguascalientes 29%, 26% en Nuevo León, 21% en Querétaro, 20% en el DF, 19 en Zacatecas, 18 en San Luis, 17 en Sonora, 16 en Chihuahua, 14 en Guanajuato y 13% en Tamaulipas. Ninguno de los estados es particularmente pobre, pero varios sí son especialmente inseguros. La suma de las personas que no respondieron en esas once entidades representa 60% del total. Si le sumamos el Estado de México, con 12% que no responde, casi llegamos a tres cuartas partes del total. Más todavía, si bien la población formal es 42% del total, los formales que no responden son 60%.

Esto indicaría que a partir de 2007 empezamos a subestimar el ingreso de los mexicanos de forma muy importante. Si además sobreestimamos el mínimo, creo que cometeremos un grave error.

El autor es profesor de la Escuela de Gobierno, Tec de Monterrey

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
La cabeza del Tucán
Limitar al Estado
Empecemos