Opinión

Datos curiosos

  
1
  

  

peso-bolsa

Con los temas internacionales no hemos podido revisar lo que ocurre con la economía mexicana. Ya usted sabe que el tercer trimestre mostró un crecimiento importante, que en promedio anual nos lleva un poco arriba de 2.0 por ciento. Nada espectacular, pero mayor que los países grandes de América Latina y los europeos. Es un mundo de bajo crecimiento el de estos dos últimos años.

En lugar de ver los últimos datos, permítame presentar una visión de mayor plazo. Calculé dos periodos, que creo que son importantes: uno desde antes del TLC, es decir 1993-2016, y el otro desde que tenemos los gobiernos democráticos, es decir en este siglo, 2000-2016. En la economía en su conjunto, el crecimiento desde 1993 promedia 2.5 por ciento anual, mientras que desde 2000 el crecimiento es de 2.1 por ciento. Si vemos el comportamiento de los sectores, el más dinámico en ambos casos es la generación de electricidad, gas y agua, que está por encima de 4.0 por ciento anual. Los transportes (correo y telecom) le siguen con 4.3 y 4.0 por ciento, para cada periodo.

Los dos sectores siguientes son el comercio y los servicios financieros. En el primer caso, el crecimiento calculado desde 1993 alcanza 4.3 por ciento, pero desde 2000 apenas llega a 3.0 por ciento, mientras que en los servicios financieros ocurre al revés, era de 3.3 por ciento y ahora es de 3.8 por ciento. Esto significa que en lo que va del siglo el comercio ha crecido mucho menos que antes del 2000, mientras que los servicios financieros han crecido mucho más.

Le sigue construcción, que calculado desde 1993 promediaba 2.4 por ciento (ya menos que el promedio de la economía en su conjunto), y desde 2000 lo ha hecho en 1.9 por ciento. Se entiende, por la recomposición de la vivienda de 2013 y 2014. Pero las manufacturas, que crecen 2.4 por ciento comparado con antes del TLCAN, crecen 1.4 por ciento comparado con inicios del siglo. Yo sé que Trump no lee EL FINANCIERO, pero esto muestra el impacto de China, que hundió el crecimiento de nuestra industria y de la de Estados Unidos. Es decir, si queremos más industria, es en Norteamérica, no en uno u otro país. Bueno, el sector que continúa es servicios profesionales, que en los dos periodos crece ligeramente por debajo de 2.0 por ciento. Los servicios culturales y de esparcimiento son parecidos, pero crecen más en el segundo periodo. Es peor el caso de educación y salud, que promedia 1.5 por ciento calculando desde 1993 y 1.2 por ciento desde 2000.

Lo he comentado en otras ocasiones: es el lastre más importante que tenemos.

En los últimos lugares están: turismo, que ha crecido poco menos de 1.0 por ciento en ambos periodos; el gobierno, que crece 0.4 por ciento comparando con 1993 y 0.2 por ciento comparando con 2000, y la minería (es decir, esencialmente el petróleo), que crecía 0.1 por ciento y ahora está en menos 0.7 por ciento.

En suma: la economía es más lenta en lo que va del siglo XXI. En parte, por las dos recesiones, la de 2001-2003, que nos costó mucho en términos de industria, y la de 2008-2009, la Gran Recesión. Visto por sector, los únicos dos que han mejorado son los servicios financieros, y los culturales y recreativos. Luego vienen varios que crecen menos, pero no tanto como ocurre con el promedio de la economía: servicios profesionales, turismo, gobierno, electricidad y gas, educación y salud, y transporte. Y los que arrastran a la economía son: la construcción (por el reacomodo comentado), la minería (por la caída en producción de petróleo), las manufacturas y el comercio. Estos dos últimos pierden más de un punto de crecimiento entre los dos periodos.

Así que los dos sectores que tanto festejamos: manufacturas por el comercio exterior y comercio por las alzas recientes en consumo, en realidad están muy por debajo de lo que eran hace apenas 20 años. Curioso, ¿no?

Profesor de la Escuela de Gobierno, Tec de Monterrey.

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
Aclarando
Cambiar gobierno
Sigue la mata