Opinión

Cuba llama a México a invertir en su industria turística

 
1
 

 

La Habana. (Cuartoscuro)

El asunto no pudo ser más claro. Un sincero ministro de Turismo de Cuba, Manuel Marrero, dijo de manera muy cordial, amable, que no entendían por qué empresarios de más lejos (España o Medio Oriente) comprometían su dinero en la expansión de la industria turística cubana, siendo que México es el socio ideal y se encuentra a una hora de distancia, marginándose de la posibilidad.

El diplomático y mesurado reclamo lo entendieron todos a pesar de que se haya hecho amparado en las buenas formas, la decencia y la cordialidad bilateral. Estaba ya el acto protocolario que inauguraría el Primer Foro de Negocios Turísticos México-Cuba.

Tocó la palabra al secretario de Turismo mexicano Enrique De la Madrid Cordero, quien mostró su elegancia durante una respuesta doblemente cordial, generosa, honesta pero sobre todo directa. Si hubiese sido torero, la mano derecha hubiese sido uno de sus talentos.

Explicó a Manuel Marrero, ministro de Turismo cubano, que la actividad turística nacional vive sus mejores momentos y que el país ha conseguido escalar importantes sitios dentro del flujo internacional de turistas extranjeros.

México pasó el lugar 15 al nueve en cuanto al país más visitado en el mundo con potencial claro de poder escalar dos peldaños más. Se tuvo una afluencia turística de 32.1 millones de turistas extranjeros en 2015.

Debemos entender esa ausencia de inversiones mexicanas, explicó el secretario mexicano, como un atender, por ahora, a las necesidades de fortalecer las posiciones en territorio nacional amén que la existencia de leyes norteamericanas que sancionan inversiones de extranjeros en Cuba no han sido claramente retiradas, lo que también impone una obligación de prudencia del empresariado mexicano en el ramo turístico, expuso el funcionario mexicano.

Ya en posterior participación el ministro de Cuba directamente dijo que la estrecha vinculación entre Cuba y México, soportada por la historia, hace necesario que exista en la isla un gran hotel mexicano para lo que estaban dispuestas las leyes de inversión extranjera en su país.

Explicó el funcionario cubano que un extranjero puede comprar cualquier propiedad inmobiliaria y disponer de ella o bien incluso vivir en la isla y tener el derecho a trabajar sin problema alguno. También mencionó que México debe ser el proveedor por excelencia de la industria turística cubana.

Necesitan, informó, cítricos, naranja, limón, frutas, carne, yogurt que no existen en la isla en cantidades suficientes, enseres necesarios para los hoteles así como asesoría en materia publicitaria, conocimiento para la construcción de los 11 campos de golf que están planteados para desarrollar ahora.

Quieren al mexicano como socio relevante. Lo quieren como aliado para darle la batalla a los turistas que en 110 vuelos diarios llegan a sus 10 aeropuertos en la isla. Ciento tres mil nuevas habitaciones de hospedaje así lo reclaman.

Dispuesto a ayudar y a darle un sesgo productivo al evento, Enrique de la Madrid pidió apoyo de Proméxico y ya en corto aseguró a su homologo que no se iría de México sin potenciales apoyos del sector empresarial mexicano. De hecho ya hay intenciones manifiestas en hacerlo.

Cuba tiene en planes construir al menos cinco destinos nuevos de playa. Reconoció públicamente el titular de Turismo en México que nuestro país y sector empresarial “tendrán que definir si quieren a Cuba como un formidable competidor o como un extraordinario socio” y le apostó al segundo escenario.

Twitter: @ETORREBLANCAJ

Correo: direccion@universopyme.com.mx

También te puede interesar:
Franquicias ante el cambio
Y los importadores “se quedaron con las ganas”
De las excitantes “negritas”