Opinión

Cuatro preguntas sobre la economía mexicana

Los lectores nos han hecho llegar en los últimos días algunas inquietudes y comentarios respecto a la suerte de la economía mexicana en el presente y en el futuro inmediatos. Aquí van algunas respuestas breves.

1.- ¿Qué tanto pegará al desempeño de la economía lo ocurrido en Iguala?

Depende del desenlace. Si se detiene y juzga a todos los involucrados, y además, como consecuencia de los hechos, se desarrolla una más eficaz estrategia contra la inseguridad, la impunidad y la corrupción, entonces, con todo y la gravedad de los hechos, podrían no tener mayor impacto en la economía.

Si queda la impresión de que no hay consecuencias y que, por tanto, puede deteriorarse aún más la seguridad, no sólo en Guerrero sino en todo el país, entonces sí le puede costar al crecimiento de la economía en 2015.

2.- ¿Por qué el dólar en realidad no está demasiado elevado?

Por pura aritmética. La depreciación nominal de los últimos 12 meses es de 2.8 por ciento y el diferencial de precios de México y Estados Unidos en ese lapso es de 2.6 por ciento. Ya van casi a la par. Si el punto de referencia es 24 meses atrás, la depreciación de nuestra moneda es 4.0 por ciento y el diferencial de precios en este lapso es de 4.8 por ciento, así que incluso en ese horizonte hay una pequeña apreciación real.

De hecho, es probable que en futuros episodios de volatilidad veamos el dólar a más de 14 pesos.

3.- ¿En qué medida la economía mexicana será jalada por el mayor crecimiento de Estados Unidos?

Al sector exportador, especialmente al manufacturero, le va a ir muy bien el próximo año. Con una producción industrial en Estados Unidos que crecerá en el orden de 4.0 por ciento, a las industrias exportadoras las va a ir muy bien. Sin embargo, lamentablemente, la articulación de cadenas productivas en torno a las exportaciones es todavía débil y el efecto favorable no tiene tanta profundidad como podría tenerla si hubiera encadenamientos industriales robustos. Sin embargo, el mejor desempeño que tendrá el mercado interno en un año electoral (como casi siempre sucede) permite anticipar conservadoramente crecimientos de 3.5 por ciento del PIB para 2015.

4.- ¿Habrá incrementos al salario mínimo superiores a los usuales en 2015?

Diversos grupos de análisis y entidades financieras ya ‘descuentan’ en sus proyecciones para el próximo año un incremento a los mínimos que sería del orden de 10 por ciento, pero que se va a cuidar que no tenga el “efecto faro” que lo podría extender a otras revisiones contractuales. No es un hecho, pues en el ámbito federal ni siquiera se ha legislado sobre la “desindexación” de los salarios mínimos, pero en el ambiente político que hoy vivimos, hay más posibilidades de que se concrete esa revisión, que las que existían hace un par de meses. No es un hecho, pero no se sorprenda si así sucede.

Twitter: @E_Q_