Opinión

Cuarón, el Oscar y el mito

Ganar el premio de la Academia hollywoodense es un logro mayúsculo. Tras varios intentos al fin dos mexicanos lo consiguieron. Tanto Alfonso Cuarón como Emmanuel Lubezki fueron en su momento estudiantes del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC). Previo a la obtención del premio demasiados medios difundieron alegremente que los hoy ganadores fueron expulsados de la escuela. ¿De dónde salió la especie? A saber. Años ha que se difunde. Mala leyenda urbana que tiene como fin, sin duda, menospreciar la educación cinematográfica acusándola de que arroja de su seno a los genios. Cierto es que muchos triunfadores en el cine nunca tuvieron educación formal. Pero más cierto es que tanto Cuarón como Lubezki se formaron en el CUEC.

Cuarón ingresó al CUEC en 1979. Su último año de carrera, que en ese entonces era de cinco años, iba a ser 1984, año en que decidió dejar la escuela para trabajar en Nocaut (1984, José Luis García Agraz). Las razones que en su momento se difundieron fueron que deseaba ya integrarse de alguna forma a una industria -abiertamente hostil a los egresados de escuelas de cine- siguiendo la ruta del cine independiente. Además, Cuarón era responsable de un hijo de tres años: necesitaba trabajar. De acuerdo a su historial académico, simplemente dejó de asistir y la rutina administrativa exigía, una vez vencido el tiempo límite permitido, darlo de baja.

El caso de Lubezki es diferente. Él ingresó en 1982 y concluyó como estaba programado: en 1987. Consta en su historial académico que sólo debe una materia. En consecuencia, en ningún momento ninguno de los dos fue expulsado. La mentira repetida mil veces atenta contra la verdad incontrovertible de los expedientes que obran en poder del CUEC y que tan sólo dos periodistas, de Excélsior y TV Azteca, se dieron a la tarea de reportear.

Uno de los puntos clave del mito de la expulsión de Cuarón se basa en una imprecisión monumental. Se dice que hizo un film en inglés, ¡el dirigido por Luis Estrada, Vengeance is mine (1983)! Para aumentar la confusión, este cortometraje la Internet Movie Database (IMDb) se lo adjudica a Cuarón en codireccicón con Carlos Marcovich, compañero éste de la generación de Lubezki. Lo cierto es, como pudieron comprobarlo los espectadores que asistieron hace un año a la función por los 50 años del CUEC en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara, que la cinta, en efecto de Estrada, fue puntualmente concluida como producción del CUEC. De haber existido conflicto con ella, simplemente no se habría autorizado su realización. Ya concluida se fue al Festival de Cine de La Habana. Es tradición que el Centro envíe oficialmente las películas: no pueden inscribirse como producciones personales.

El conflicto sucedido en La Habana por este film y el posterior enfrentamiento de Estrada con las autoridades del Centro es algo que le corresponde aclarar a él y a la entonces directora del CUEC, Marcela Fernández Violante. Quien por cierto dio su versión de los hechos, ampliamente retwiteada, en el programa Ventaneando de TV Azteca.

A pesar de los múltiples desmentidos que en su momento hicieron el CUEC y otros testigos de la historia, la mentira de la expulsión sobrevive. Un día sí y el otro también alguien la trae a colación en redes sociales. Incluso El Universal publicó todas las contradicciones que pudo generando mayor desconcierto. Señaló primero que Cuarón y Lubezki fueron expulsados. Luego desmintió que esto sucediera. Más adelante afirmó que Fernández Violante nunca se ha pronunciado al respecto. Y recientemente confirmó que la expulsión es un mito citando las palabras de Cuarón mismo: "la verdad es que se ha hecho mucho mito y rumor al respecto. Yo no digo que no haya habido ideas 'dinosáuricas' en el CUEC, pero también estoy seguro que nosotros éramos una bola de mamones, entonces ahí sí ya no hay culpables".

Lo esencial del asunto es que el CUEC celebró que Cuarón y Lubezki recibieran el Oscar. Igual que históricamente celebra los logros de sus ex estudiantes en la rama que sea que triunfen: cine, televisión, video, publicaciones, docencia. Así que pésele a quien le pese, tanto Cuarón como Lubezki se formaron en el CUEC. Su paso por el Centro no fue efímero: uno estuvo cuatro y el otro cinco años y ésos ni Dios se los quita. Ahí están en los archivos sus historias académicas para confirmarlo.