Opinión

¿Cuándo subirá la Fed sus tasas de interés? Implicaciones para México

 
1
 

 

yellen

Detrás de la decisión de la Fed hay un enorme riesgo de desaceleración para la economía de Estados Unidos, lo que no podrá despejarse en un corto plazo. Por esto es probable que las tasas se mantengan estables por unos meses más.

Janet Yellen anunció que el Comité de Mercado Abierto decidió mantener las tasas de referencia intactas en la reunión de la semana pasada, Las apuestas entre los traders, los portafolios managers y los analistas estaban divididas. Las probabilidades implícitas en las operaciones de swaps de tasas se inclinaban por la estabilidad, con sólo 27 por ciento de probabilidad de un primer incremento. En México, las encuestas entre los analistas de las instituciones financieras publicadas por EL FINANCIERO Bloomberg mostraban que 70 por ciento de los encuestados se inclinaban por el alza inmediata.

Si la economía americana presenta buenos signos de actividad, ¿Que hizo cambiar la decisión, que hace tres meses se daba como un hecho? En el segundo trimestre el PIB aumentó 3.7 por ciento anual, la tasa de desempleo se ubica en el rango del pleno empleo, en 5.1 por ciento real anual. Con estos dos indicadores, aparentemente ya no hay justificación alguna para mantener la tasa de interés básica en el nivel más bajo de la historia, después de casi siete años de la crisis hipotecaria.

Al llegar a la presidencia de la Fed, Yellen instrumentó una serie de variables económicas a monitorear a manera de un tablero de control para tener mayores elementos de juicio para tomar esta decisión: Indicadores del mercado laboral, indicadores de inflación, e indicadores de la actividad económica.

Ahora no sólo se está observando este tablero de control de indicadores económicos, sino que se están considerando la evolución de los mercados financieros globales, y la actividad económica fuera de Estados Unidos.

Y esta es la novedad. Los miembros del Comité de la Fed están pensando ahora en un marco en el que la economía norteamericana es una pieza del mercado global, y esta integración en los mercados globales tiene nuevas implicaciones. Unas positivas, pero otras adversas. ¿Cuál es ese riesgo de desaceleración que textualmente expresa el comunicado?

El índice principal de la Bolsa de Shanghái aumentó 150 por ciento de junio a junio pasado. Sin embargo desde julio se ha venido dando un importante ajuste de más de 40 por ciento en el promedio de los precios de las acciones. El crack de la Bolsa puede profundizar la desaceleración de China afectando más severamente a los precios de las materias primas, y por lo tanto a las economías emergentes y subdesarrolladas.

El efecto más grave de este crack es el contagio de los mercados chinos a los mercados globales; tanto de materias primas como de bonos y de acciones. En el caso de las bolsas americanas la baja en relación a los máximos alcanzados hace unas semanas es de 14 por ciento. Este es ahora el riesgo principal.

La caída de los índices americanos puede generar una desaceleración del mercado interno en Estados Unidos, dentro de algunos meses. Los ciudadanos norteamericanos pueden reducir el ritmo de las ventas domésticas al ver reducido su patrimonio y las garantías para consumir con crédito. En el otro lado de la economía, el sector manufacturero está siendo afectado por la exagerada sobrevaluación del dólar.

También es importante ver que la inflación americana en los últimos 12 meses se encuentra en +0.2 por ciento anual, muy por debajo de la meta de la Fed de llevar la inflación a 2.0 por ciento anual. Y lo más probable es que en los próximos meses se asome el fenómeno de la deflación si la desaceleración de China se profundiza.

Un miembro del Comité cree que de todas maneras las tasas deben empezar a subir cuanto antes, pero otro está pensando en que la tasa de referencia debería de irse al plano negativo, como se ha determinado en el Banco Central del Euro que cobra (en lugar de pagar) una tasa negativa de 0.20 por ciento anual por los depósitos de los bancos en el Banco Central.

En la rueda de prensa posterior Yellen no descartó que la tasa de Fondos Federales aumente en la próxima reunión fijada para el 28 de octubre. Esto es meter ruido innecesario, ya que los efectos de la caída de las bolsas en el mercado interno no se van a ver de inmediato, y la Reserva Federal tendrá que esperar por lo menos hasta diciembre para tener más clara la magnitud de esta desaceleración.

Como todo en la vida, este diferimiento tiene para México su parte buena y su parte negativa. Por un lado tendremos más meses de volatilidad y de presión en el mercado cambiario, lo que implica que se van a tener que usar más dólares de las reservas para amortiguar la presión cambiaria, y también un mayor spread en las tasas en pesos en relación a las tasas equivalentes en dólares. Los precios de las materias primas pueden mantener su tendencia a la baja, como ha venido sucediendo con el precio del petróleo. Por el lado positivo, el Banco de México puede mantener por más tiempo su tasa de referencia en 3.0 por ciento. Tampoco tiene sentido aumentar la tasa en pesos, con la inflación más baja de la historia (2.59 por ciento anual) y un crecimiento de la economía todavía muy débil, a no ser que empiece el fenómeno del traspaso de la devaluación del peso en los precios de los productos finales.

Twitter: @EOFarrillS59

Correo: eofarrils@bursametrica.com

También te puede interesar:
El mercado interno sigue creciendo. ¿Cuánto más?
Todo apunta a un retraso de la normalización de las tasas de interés
Qué debemos esperar del paquete económico 2016