Opinión

Cuando esa gran empresa es la familia

 
1
 

 

(Especial)

En ocasiones la vida nos pone pruebas muy complejas de atender. Echar a andar y mantener una empresa en la familia es complicado pero el asunto se torna dramático cuando se sabe que el reto no es de un mes, un semestre o un año, sino de toda la vida y cuando la empresa es sacar adelante a la familia.

Conocí a Juan José Olmedo Martínez, si es que se puede decir a eso, conocer, en una esquina de la avenida Revolución. Me lo topé disfrazado de un miembro de la tropa Storm Trooper, de la película Star Wars, 'boteando', buscándole la manera de resolver el reto que tiene: recaudar 17 mil pesos con los que pueda retirar de un laboratorio un complicado estudio molecular que determinará qué características tiene la osteogénesis imperfecta de su hijo, padecimiento mejor conocido como 'niños cristal'.

¿A qué se refiere ese término? Vamos a resultados. Ramsés, de 10 años, hijo de Juan José y de Ana Lucía Pimentel Navarro, ya ha presentado nueve fracturas. Siete en el fémur, una en el húmero y una en la tibia.

Nadie quiere que tenga más fracturas, nadie se atreve siquiera a imaginarlo pero el calvario de la familia Olmedo Pimentel tendría que considerar y trabajar para que no se presente la pesadilla que enfrenta otro 'niño cristal' mexicano, Oscar Cornejo, que a sus 19 años había acumulado 57 fracturas y 17 operaciones en sus piernas y tres en sus brazos.

Ramsés tuvo una fractura por primera vez a los nueve meses y de inmediato se le diagnosticó el padecimiento. Pero ni el papá Juan José ni a Ana Lucía se les ha llegado a ocurrir pensar en bajar la guardia.

En la idea de conocer con precisión la génesis del padecimiento de su hijo y poder ofrecerle mejores perspectivas de vida aceptaron hacer un estudio molecular que analiza con detalle el ADN de Ramsés. El costo del estudio asciende a 50 mil pesos de los cuales 32 mil ya fueron pagados por el entusiasmo de amigos, familiares y el núcleo central que cuida a ese niño que va a una escuela de gobierno con muy buenas calificaciones y que gusta especialmente de tocar el piano gracias a uno que le obsequió una institución altruista que se conoce como Make a Wish.

El reto que tiene al momento esta familia es reunir los casi 18 mil pesos restantes por lo que el papá y la mamá de Ramsés salen a 'botear' haciendo un llamado a la solidaridad ciudadana. Por día, dice, en un buen día puede reunir hasta 300 pesos aunque de esos días no abundan.

Aún así, si todos los días fueran de 300 pesos necesitarían al menos tres meses tomando en cuenta que hay días como los fines de semana que resulta inútil intentar recaudar dinero.

El estudio molecular que se ha aplicado a Ramsés y que está a punto de ser liberado, no curará al pequeño pero le ofrecerá a los médicos del Instituto Nacional de Pediatría una mejor precisión respecto a la manera de atender su tratamiento.

Lamentablemente el problema se mantendrá en el organismo de Ramseé pero con mejores posibilidades de limitar en algún porcentaje sus fracturas mientras llega algún medicamento que pudiera dar un giro a los tratamientos de esta naturaleza.

En México no hay más de cinco mil pequeños en el país e incluso ya existe una organización que atiende hasta donde le es posible las necesidades de las familias con un ángel de cristal en la familia. La IAP se llama Angelitos de Cristal.

Ramsés por lo pronto tiene a un padre y una madre, comerciantes en un tianguis, que venden ropa usada y que lamentablemente con sus ingresos no pueden hacer frente a las necesidades financiera que se exigen cuando hay un ángel de cristal en la familia que es toda una empresa de por vida.

La Fundación Teletón ayuda a Ramsés y se espera que el milagro de una conciencia y solidaridad ciudadanas hagan lo suyo.

Por nuestra parte, solidaridad con Ramsés y con sus valiosos padres, así como a su hermana Estefanía de 24 años.

Para donaciones acceda a la página de Facebook: Ramsés, una nueva conciencia.

Twitter: @ETORREBLANCAJ

También te puede interesar:
Se busca talento mexicano para la banca del mañana
Acuerdo azucarero, antesala de la renegociación del TLC
Buscan Pymes para sustituir importaciones turísticas