Opinión

¿Cuándo dejarán de caer
los precios del petróleo?

La caída de los precios internacionales del petróleo es ya la más pronunciada desde 2008, pues en menos de seis meses han perdido prácticamente la mitad de su valor.

La mezcla mexicana de petróleo, que ayer cerró debajo de 50 dólares el barril por primera vez desde finales de abril de 2009, se ha desplomado 51.7 por ciento respecto a su cotización del 20 de junio, cuando estableció su máximo del año.

El precio del petróleo mexicano aún está lejos del piso de ocho dólares por barril que tocó en diciembre de 1998, año en que su promedio anual fue de sólo diez dólares.

En 1998 la reducción de los precios del petróleo disminuyó los ingresos del sector público en un monto superior a 1.0 por ciento del PIB respecto a lo previsto. Para mitigar el impacto sobre las finanzas gubernamentales, se efectuaron tres recortes al gasto público en ese año.

A diferencia de 1998, durante este año no han sido necesarios los ajustes al gasto gracias a las coberturas petroleras, que protegen los ingresos del gobierno contra disminuciones en el precio del crudo.

Para 2015, la Ley de Ingresos establece un precio promedio de 79 dólares por barril y las coberturas protegen uno de 76.4 dólares. El diferencial de 2.6 dólares será cubierto con recursos del Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios.

La drástica reducción de los precios internacionales del petróleo en 1998 ocurrió cuando estaba por venir la mayor producción del yacimiento Cantarell, que hasta 2008 fue el campo más importante del país.

En 2014 la caída de los petroprecios se presenta cuando están por instrumentarse las primeras medidas derivadas de la reforma energética.

Incluso, el gobierno se vio obligado a “redimensionar” los contratos para exploración y extracción de hidrocarburos de la llamada Ronda Uno.

La reducción de los precios del petróleo deteriora las expectativas sobre el éxito que tendrá la primera ronda de licitación de los 14 bloques en aguas someras contemplados en la Ronda Uno.

En 1998, siendo secretario de Energía Luis Téllez, México hizo una buena dupla con Arabia Saudita, que desde entonces tiene como ministro de Petróleo a Ali Al-Naimi.

Ambos, junto con otros países exportadores de crudo, lograron recortar 7.0 por ciento la producción mundial, pero en un plazo de dos años.

El acuerdo petrolero, la reactivación de las economías del sureste de Asia después de la crisis de 1997 y el crecimiento de Estados Unidos, contribuyeron a un rebote de los precios del crudo.

El resultado fue que el precio del petróleo WTI subió de 13 dólares en el cuarto trimestre de 1998 a 29 dólares en el primero de 2000.

Queda claro que el único que puede impulsar los precios al alza es el mercado a partir de un acuerdo entre los países de la OPEP y los que están fuera de ese cártel para reducir el desequilibrio entre la oferta y demanda de crudo, pero eso llevará mucho tiempo.

Twitter: @VictorPiz