Opinión

¿Cuál será el piso para el dólar?

 
1
 

 

Piso del dólar. (Especial)

La cotización del dólar frente al peso quedó ayer por la tarde en 18.05 pesos. Este nivel es parecido al que teníamos antes de que los habitantes del Reino Unido optaran por el Brexit.

Hasta hace algunas semanas parecía muy poco probable ver las cotizaciones que hoy tenemos. Por eso, la pregunta que muchos se hacen es: ¿hasta dónde bajará el dólar?

Antes de responderla, veamos algunos datos.

1-Desde el nivel de cierre de operaciones más elevado del año, que correspondió al 19 de enero, hasta el día de ayer, el dólar se ha abaratado en 17.8 por ciento. Si el comparativo se hace con el cierre del año pasado, la ganancia es de 13.3 por ciento.

2-Si la referencia es la cotización del 13 de junio de 2016, es decir, de hace un año, la ganancia del peso ya es sólo de 4.1 por ciento.

3-Pero si nos vamos hacia atrás, y la comparación la hacemos con el mismo día del año 2015, entonces las cosas cambian y vemos una depreciación de 17.2 por ciento. La cifra crece a 39.3 por ciento de depreciación si el comparativo es con la cifra de hace tres años.

Así que, la ganancia del peso frente al dólar se registra en caso de tener una perspectiva de corto plazo, pero si la referencia es el mediano plazo, aún vemos una depreciación considerable.

Déjeme darle otra perspectiva, desde hace tres años a la fecha, una canasta de 10 de las más importantes monedas del mundo (Dollar Index, de Bloomberg) se ha depreciado frente al dólar en 17.3 por ciento. La pérdida de nuestra moneda fue de más del doble.

Es por esa razón que algunos inversionistas ven que el fortalecimiento del peso pueda seguir aún un poco más.

Es difícil precisar cuánto más, pero si en el corto plazo, es decir, esta semana o la siguiente, se coloca debajo de los 18 pesos, bien podríamos ver cotizaciones cercanas a los 17.50 o un poco menos, este verano.

Hay que considerar dos cosas respecto a esa paridad.

La primera es que implicaría quitar una buena parte de las presiones inflacionarias que se han presentado en la primera mitad de este año y mejorar sustancialmente las perspectivas de las tasas de interés para el futuro inmediato, que verían su techo quizás con el aumento de este mes.

La segunda es que tocar ese nivel no significaría que el dólar va a quedarse allí. Las fuentes de la inestabilidad internacional se han reducido, pero no se han eliminado.

La diferencia es que, en lugar de fluctuar entre 19 y 20 pesos, ahora lo harían quizás entre 17.50 y 18.50 pesos o algo parecido.

La pregunta usual de si conviene comprar dólares ahora, cuando la paridad se acerca a los 18 pesos al mayoreo obliga a la respuesta de siempre: jugar a la especulación en el mercado cambiario es un ‘deporte’ de alto riesgo.

Pero, si se adquirieron deudas con un dólar a 20 pesos y se tiene liquidez, en contraste, sí sería prudente pagar ahora que se pueden conseguir sustancialmente más baratos.

Permítame concluir con una obvia implicación política.
Un dólar más barato no va a significar necesariamente más crecimiento económico, pero sí va a influir en el ánimo de la gente y en la conducta de consumidores e inversionistas.

Más allá del efecto real que tiene en los costos, el dólar y su movimiento sigue siendo simbólico para México y es posible que pudiera generar una dosis adicional de optimismo que restaría fuerza a quienes representan opciones “antisistema”.

La duda es si ese clima se mantendría hasta la mitad del 2018.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Un voto duro cada vez más blando
El PRD podría decidir el resultado de 2018
¿Qué fortaleció realmente al peso esta semana?