Opinión

¿Cuál es la mejor inversión para mí?

 
1
 

 

Pensativa. (Plenilunia)

Determinar cuál es “la mejor inversión” es uno de los cuestionamientos que con mayor frecuencia se hacen en las finanzas personales. La respuesta es más compleja de lo que parece y trasciende al mero rendimiento o ganancia.

Para alcanzar la mejor inversión se debe llevar a cabo una combinación de “descarte y elección”; es decir, por un lado, se trata de eliminar las alternativas alejadas de nuestros requerimientos a la misma vez que, por el otro, debemos investigar con profundidad las opciones que sí podemos ejercer.

Revisemos algunas preguntas a responder:

1.- ¿Quién soy yo? Las características personales como la edad, estado civil, estabilidad laboral, nivel de ingresos, riqueza, compromisos económicos, número de hijos, etc., dan un contexto invaluable. Esta información proporciona una idea de la vulnerabilidad y márgenes de acción.

2.- ¿Qué objetivos tengo? Son los deseos a lograr y son importantes porque es diferente la estrategia si buscas algo de corto plazo, como podría ser la compra de un auto, o si piensas depositarlo para utilizarlo para tu retiro en la vejez.

3.- ¿Cuál es el monto a destinar? Es una pregunta básica, pues derivado de la cantidad de dinero, es posible acceder a ciertas opciones y los alcances de rendimiento. Por ejemplo, si son 50 mil pesos es obvio que no se comprará un bien raíz.

4.- ¿Para cuándo lo necesito? Independiente a los niveles de efectivo, puede existir la intención de tenerlo líquido para usarlo en situaciones de emergencia o en un lapso determinado. En algunos casos, el tiempo de madurez de las inversiones es largo y debe ponderarse esta circunstancia.

5.- ¿Qué riesgo soy capaz de enfrentar? El rendimiento está relacionado directamente con este concepto y una premisa fundamental es conocer cuál es la percepción. Definir si somos muy cautelosos o estamos dispuestos a la aventura con tal de ganar más. Habrá de verificar también la “ecología” de la decisión, pues bien puedes afectar a personas cercanas a ti.

6.- ¿Poseo otras inversiones? Es diferente el capital depositado en una sola alternativa que el preferir una diversificación para minimizar riesgos. Es conveniente valorar el patrimonio como un todo, no pensar en él en partes.

7.- ¿Qué necesito saber o con quién me asesoro? Después de haber descartado las disyuntivas que no son viables para nuestro perfil de inversionista, pasamos al terreno del análisis para lo cual debemos acceder a la información disponible o acercarnos con algún experto en la materia.

Twitter:@finanzasparami

También te puede interesar:

¿Qué evitar si me despiden?

Revisa este 'checklist' para la jubilación

¡Cuidado!, la política pública puede dañar tus finanzas