Opinión

¿Cuál es la deuda de la banca con sus clientes?

La semana pasada fue la Convención Nacional Bancaria y, como siempre, se habla del papel de los intermediarios en el desarrollo de México; de cifras sobre la inclusión financiera; o del lavado de dinero; sin embargo, se soslaya el compromiso de estas instituciones para con sus clientes.

En términos de las finanzas personales, la acción de los bancos en general tiene mucho que desear y hay una deuda que debe resarcirse.

1.- Claridad en sus planteamientos de ahorro e inversión. Con el afán de atraer clientes, recurren con frecuencia a esquemas confusos en donde hay rendimientos diferenciados por meses o promocionan a través de rifas y regalos.

Aun cuando existe la obligación de publicar la Ganancia Anual Total (GAT), ésta refleja un supuesto de montos y plazos que no necesariamente se ajustan a quien requiera el servicio.

2.- Transparencia en su ofrecimiento de créditos. En lugar de anunciar tasas, presentan los montos de pago para sacar de contexto los costos, o hay un condicionamiento, en cuanto a tiempo para hacer valer un nivel más bajo. Ni qué hablar sobre las anualidades o semestralidades que se dicen a última hora.

En los créditos hipotecarios quieren que el comprador revise un contrato en unos cuantos minutos, cuando se va a comprometer por 15 o 20 años.

3.- Un margen de intermediación financiera justo. Cuando promueven entre sus clientes cumplidos tasas “bajas” de 20 por ciento en las tarjetas de crédito, se pierde de contexto que los réditos se sitúan por debajo del 4 por ciento.

El margen es realmente grosero e incluso algunos bancos llegan a cobrar un diferencial de más de 50 puntos. Es triste que esto lo apliquen con las personas de menor nivel socioeconómico.

4.- Conocimiento y actitud por parte de sus operadores. Es usual la contestación del ejecutivo, ante la pregunta del cliente: “revíselo en nuestra página de internet”. En parte es por flojera o desinterés y también por una tremenda falta de manejo de los conceptos básicos.

Los ejecutivos en las sucursales repiten lo que les dicen, pero están lejos de entender el mercado financiero.

5.- Asesoría ética para sus clientes. Al ser grupos financieros, en sus instalaciones ofrecen todo tipo de servicios y confunden al usuario, sin advertirles las diferentes condiciones de riesgo que tiene cada instrumento.

¿Usted qué opina? ¿Hay más? Comparta en Twitter #deudadelabanca

Twitter: @finanzasparami