Opinión

Crisis de deuda en uno
de cada cuatro estados

1
 

 

dinero

La deuda pública de los gobiernos locales es como una bomba de tiempo silenciosa que puede explotar en cualquier momento. Es una bola de nieve que no deja de crecer y que pone en riesgo la viabilidad financiera de las entidades en problemas, al menos la cuarta parte del total.

El saldo de las obligaciones financieras de los estados y municipios ascendió a 510 mil millones de pesos al cierre de marzo y se incrementó 6.0 por ciento anual, según información de la Secretaría de Hacienda.

Sin embargo, ha crecido 2.5 veces en comparación con el nivel que tenía a finales de diciembre de 2008 (203 mil millones de pesos). En ocho entidades, el saldo de la deuda como proporción de las participaciones federales, que son su principal fuente de ingresos, es de más de 100 por ciento.

Destacan los casos de Quintana Roo, con 280.6 por ciento; Coahuila, con 251.7 por ciento; Chihuahua, con 239.8 por ciento, y Nuevo León, con 225.5 por ciento.

Y debajo de ellas están Sonora, con 115.2 por ciento; Veracruz, con 114.8 por ciento; Nayarit, con 102.1 por ciento, y Distrito Federal, con 100.5 por ciento.

Esto quiere decir que ni aunque destinaran la totalidad de las participaciones que reciben de la Federación liquidarían sus obligaciones financieras.

Tanto en Nuevo León como en Sonora habrá elecciones para renovar gubernaturas, por lo que sus nuevas administraciones heredarán los problemas de deuda.

Otra forma de medir el tamaño de la deuda subnacional es con respecto al PIB estatal.

En ese caso, las entidades más endeudadas son Chihuahua, con 8.6 por ciento; Quintana Roo, con 8.4 por ciento; Coahuila, con 6.5 por ciento, y Chiapas, con 6.2 por ciento.

De lo anterior se desprende que los estados con un exceso de endeudamiento son Coahuila, Chihuahua y Quintana Roo.

El gobierno federal, por conducto del secretario de Hacienda, Luis Videgaray, ya dejó claro que no rescatará a entidades sobreendeudadas, aunque se declaren en quiebra.

Para establecer límites al endeudamiento, el Congreso aprobó la reforma constitucional en materia de disciplina financiera de los estados y municipios.

Justo hace dos semanas, la Comisión Permanente del Congreso declaró la validez de constitucionalidad de esa reforma, tras su aprobación por parte de 24 de los 31 congresos estatales.

El texto constitucional sólo está en espera de ser promulgado por el presidente Enrique Peña y publicado en el Diario Oficial de la Federación para entrar en vigor.

La importancia de la ley está en que, entre otras medidas, prohíbe a gobernadores y presidentes municipales dejar deuda a sus sucesores y contratar empréstitos de manera desmedida y opaca.

Si bien la deuda subnacional no representa un problema para la economía del país, sí amenaza la situación financiera de varias entidades.

Por eso, mientras se instrumenta la reforma, los gobiernos endeudados deben ajustar su gasto, aumentar su recaudación y poner orden en sus finanzas públicas.

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
La (des)confianza de consumidores y empresarios
El nada honroso segundo lugar en desigualdad
Somos mexicanos los más chambeadores, pero…