Opinión

Credibilidad, fundamental para inversión y desarrollo

 
1
 

 

manufactura México

Condición indispensable para que las economías tengan un elevado crecimiento es la existencia de inversión productiva. Cuando la misma representa 20 por ciento del PIB, las economías crecen cerca de 3.0 por ciento al año o incluso menos como sucede en México; pero en aquellos países en que la inversión es superior a 30 por ciento del PIB, como es en China o Singapur, el crecimiento es superior a 7.0 por ciento al año, lo cual eleva de manera dramática los niveles de vida de la población.

Sin embargo, incrementar la inversión productiva es muy difícil en la práctica, porque la misma supone tomar decisiones costosas en el presente, pero que darán resultados hasta el futuro. Esto es, serán rentables siempre y cuando se cumplan ciertos supuestos en la vida de los proyectos, como son la inflación y las tasas de interés estimadas, los precios de los energéticos o los salarios, la vigencia de la política comercial y el estado de seguridad en el territorio nacional, así como otras miles de variables más.

Por ejemplo, para tomar la decisión de instalar una planta manufacturera o un local comercial en algún país se toman en consideración una gran cantidad de conceptos y variables, por lo que la capacidad de los distintos gobiernos de poder cumplir con sus promesas y sus programas es fundamental. Por lo mismo, la credibilidad juega un papel determinante en la inversión y por consiguiente en el desarrollo de los países.

Una pregunta que con frecuencia se hacen los inversionistas para poder tomar sus decisiones es sobre la capacidad de los gobiernos actuales y también de los futuros de cumplir con sus promesas. Temas como la estabilidad de la economía y hacer respetar el Estado de derecho son muy relevantes para sus acciones de inversión. Por ejemplo, en la actualidad existe preocupación en México sobre el futuro del TLCAN, el cual proporciona certidumbre respecto al acceso al mercado más grande del mundo y en el cual se apoyaron millones de decisiones. Sin embargo, las mismas podrían resultar erróneas en caso de que este acuerdo comercial tuviera cambios drásticos o se cancelara en los siguientes meses. Este riesgo está deteniendo una gran cantidad de proyectos de inversión en el país.

Otra preocupación que afecta la inversión productiva es la salida anticipada del gobernador del Banco de México, quien ha demostrado su capacidad para controlar la inflación y resistir la presión de incrementar los agregados monetarios. Su cambio puede representar una menor autonomía en esta institución, sobre todo si el próximo gobernador es muy cercano al gobierno federal. Esto ha hecho que se reduzca en cierto porcentaje la inversión en el país, sobre todo de largo plazo, en espera de conocer quién ocupará esta posición, ya que existe el riesgo de que la inflación sea mayor en el futuro.

Otra institución básica para mantener la credibilidad de las políticas públicas y permitir la toma de decisiones de inversión es el Inegi, responsable de la elaboración de la mayoría de las estadísticas oficiales en el país. Naciones en donde los gobiernos le han quitado o reducido la autonomía a las instituciones que elaboran las estadísticas con frecuencia han resultado en el colapso de la inversión, como sucede en el momento actual en Venezuela o en épocas previas en Brasil o Argentina. De aquí que los integrantes de su Junta de Gobierno sean personas que con su nombramiento otorguen credibilidad a la institución y no al revés, como algunos piensan. En el momento actual existe preocupación en la comunidad financiera sobre el nombramiento del próximo integrante de su Junta de Gobierno, que le asegure la autonomía que este tipo de institución requiere para dar credibilidad a las estadísticas.

En conclusión, la credibilidad es fundamental para que se incremente la inversión en los distintos países y, consecuentemente, se logre el desarrollo de los mismos. Sin embargo, la credibilidad no es un concepto abstracto, es la suma de decisiones que confirmen la capacidad de lograr los objetivos planteados inicialmente.

Nombramientos frecuentes y de funcionarios sin la experiencia o la capacidad requerida en los distintos puestos perjudican la credibilidad requerida para lograr los objetivos propuestos y reducen el crecimiento económico.

Correo:
 benito.solis@solidea.com.mx

También te puede interesar:
La inmigración presiona a las economías desarrolladas
Impacto del entorno externo adverso en las personas
Atentos los mercados a las elecciones en Francia