Opinión

Crecimiento económico 2016: Lo que puede salir bien

 
1
 

 

Walmart

En las últimas semanas han predominado las sorpresas económicas negativas. Es decir, una serie de variables económicas han mostrado un ritmo de desempeño por debajo de lo anticipado. Los ámbitos en los que esto ha sucedido dibujan un tinte generalizado, mismo que apoya un balance de riesgos sobre la proyección de crecimiento económico a nivel local sesgado a la baja. Sin embargo, en esta ocasión quisiera enfocarme en aquellos factores que podrían impedir un nuevo ajuste a la baja en la expectativa de crecimiento del PIB para este año (2.3% según la Encuesta Banamex de Expectativas). Optó por enlistar tres escenarios no excluyentes a los que asocio una probabilidad no despreciable.

En dicha racha (algunos a tasa mensual, otros a tasa anual y otros, como los PMIs locales descendiendo) con cierto grado de decepción han sido protagonistas el dato del IGAE de abril (3.0% versus 3.2% esperado), la balanza comercial (exportaciones manufactureras) de mayo, los indicadores de desempeño manufacturero del IMEF y Markit (que pasaron a 47.5 y 51.1 en junio desde 51.9 y 53.6 el mes anterior) la inversión fija bruta de abril, las ventas de la ANTAD de junio, el consumo privado de abril e industria de mayo (0.4% vs. 1.9% estimado).

Sin duda, uno de los principales lastres productivos de este año ha sido, por el lado de la oferta, la desaceleración de la industria manufacturera en EUA. Dicha industria ha pasado de observar tasas de avance anual de 3% en enero de 2015 ha -0.2 en mayo de este año (0.4% en junio).

Dicha desaceleración ha tenido su manifestación local vía el menor desempeño del sector exportador, el cual depende en buena medida de la industria citada en EUA.

En este punto, resulta alentador el reciente desempeño de los indicadores PMI de EUA, los cuales apuntan hacia un repunte industrial en los siguientes meses (pasaron a un valor de 53.2 en junio desde 51.3 el mes anterior, superando la expectativa de 51.3). De materializarse, la industria manufacturera local podría replicar tal repunte, aunque con algunos meses de retraso, como es usual, pero aun así contribuir al crecimiento económico de este mismo año.

También por el lado de la oferta, la industria petrolera local no solo ha sufrido los embates de un precio bajo del petróleo a nivel internacional; sino de un menor ritmo de avance en su producción a nivel local. Tal mezcla ha restado empuje económico a nivel local y podría seguirlo haciendo. Sin duda, los riesgos positivos podrían provenir de una recuperación de los precios internacionales de petróleo (al día de hoy la perspectiva que dibuja el mercado de futuros solo es de una recuperación marginal a 48dbp en diciembre en el caso del Brent desde los actuales 46.9dbp) y la estabilización de la producción a nivel local (quizás hacia los 2.1mbd).

Por el lado de la demanda, cifras recientes de consumo no han mostrado el dinamismo esperado. No obstante, sus principales determinantes permanecen exhibiendo avances estables y en algunos casos robustos (empleo formal, salario real, remesas y crédito al consumo). El riesgo positivo en este ramo subyace en la posibilidad de que los datos recientes solamente sean ejemplo de la amplia volatilidad de los diversos indicadores de consumo y de una estacionalidad que se transforma de la mano de la mayor competencia tanto entre los proveedores de bienes como de servicios.

En esta línea, la dinámica de corto plazo de los principales indicadores de consumo (ANTAD, ventas al menudeo y consumo privado) podría exhibir una mejoría que siguiera validando una desaceleración gradual en el ritmo de avance del consumo más en línea con las previsiones iniciales para este año.

Desde luego, la descripción de dichos escenarios favorables no pretende cancelar la probabilidad de mayor deterioro. Por el contrario, solamente dibuja las opciones que creo guardan una alta probabilidad de ocurrencia y que podrían balancear de nuevo los riesgos alrededor de los estimados de crecimiento para la economía mexicana en el año en curso.

El autor es Subdirector de análisis de mercados financieros locales en la Dirección de Estudios Económicos de Banamex. Las opiniones expuestas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la visión de Banamex.

Twitter:@joelvirgen

También te puede interesar:

Corte de caja: ¿Dónde están las expectativas económicas?

La acción de Banxico y su lógica

El misterio de los errores y omisiones