Opinión

¿Creceremos menos?

 
1
 

 

¿Creceremos menos?

Tras el referéndum en el que ganó el Brexit el jueves pasado, al menos cinco bancos extranjeros ya reportaron sus pronósticos de crecimiento de la economía mexicana para este año, de acuerdo con Bloomberg.

El más pesimista de todos fue Barclays, que fijó su expectativa del PIB de 1.9 por ciento, mientras que el más optimista fue Nomura, cuya cifra es de 2.8 por ciento.

El promedio aritmético de las previsiones es de 2.28 por ciento. Para el conjunto de las 28 instituciones reportadas por Bloomberg (incluyendo previsiones previas al Brexit) el promedio fue de 2.4 por ciento.

Todo indica que en las nuevas estimaciones habrá una revisión a la baja.

¿Qué factores son los que van a determinar el crecimiento en este 2016?

1.- El desempeño de las exportaciones.

El sector más relevante en la exportación es el manufacturero. En sus valores en dólares, las exportaciones manufactureras han registrado una caída de 3.0 por ciento en los primeros cinco meses del año. Este hecho refleja entre otros factores la caída de 1.4 por ciento que tuvo la producción industrial en Estados Unidos en mayo así como el freno económico que se registra en un sinnúmero de países a los que exportamos.

No se percibe en el corto plazo la posibilidad de una mejoría significativa en los datos de la economía norteamericana, por lo que este factor no va a contribuir de manera importante al crecimiento de México este año.

2.- La inversión productiva.

Aunque los datos de inversión fija bruta están ligeramente más rezagados (sólo al primer trimestre) indican un crecimiento promedio, con cifras desestacionalizadas, de 2.4 por ciento. Aunque se ha evitado un descenso absoluto de la inversión, esta variable no parece tener la fuerza suficiente para empujar al conjunto de la economía en este año.

3.- El gasto público.

Tras el anuncio del más reciente recorte, la disminución prevista del gasto público habrá sido de poco más de 160 mil millones de pesos, que estará en el rango de 0.9 por ciento del PIB. Por ello, el gasto público en su conjunto no podrá ser una de las fuentes de crecimiento del PIB en este año.

4.- El consumo privado.

Los datos de demanda del primer trimestre dejan claro que el consumo privado es lo que sostiene a la economía. El 85 por ciento del crecimiento que tuvimos en ese lapso se explica por esta variable. Aquí la clave es el empleo, el salario real, las remesas, el crédito y la confianza del consumidor.

En los próximos días empezaremos a ver algunas cifras de junio, que nos dirán si este conjunto de variables tiene el aliento necesario para soportar el crecimiento. Hay síntomas de ‘agotamiento’ en algunos datos de abril y mayo, para diversas variables. Veremos si se revierte o si nos dicen que en realidad el crecimiento del año será inferior a lo que anticipábamos.

Por lo que les he escuchado, las autoridades del gobierno y el Banxico tienen claro que la prioridad número uno este año es garantizar la mayor estabilidad posible, aunque ello implique que haya que sacrificar algunas décimas de punto en el crecimiento del año.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
El dilema del Banco de México
Ya sólo falta que gane Trump
Brexit, viene la turbulencia