Opinión

¿Crecerá el mercado interno en el 2016?

 
1
 

 

El Buen Fin en Monterrey

Uno de los factores determinantes de la dinámica económica del 2016 será la trayectoria del mercado interno.

La diferencia entre haber crecido apenas 1 por ciento o poco más en este año, y crecer a una cifra superior al 2 por ciento, la dio la dinámica de la demanda local.

¿Cuál fue el factor determinante en el 2015?

Se conjugaron una serie de factores. En primera instancia, un crecimiento atípico del empleo formal, que superó el 4 por ciento y que virtualmente duplicó el ritmo de crecimiento del PIB.

El segundo factor fue el hecho de que al ser los incrementos salariales levemente superiores al 4 por ciento, y resultar la inflación inferior al 3 por ciento, hubo un crecimiento del salario real.

La combinación de mayor empleo formal y crecimiento real de los salarios dio lugar a un aumento de la masa salarial del sector formal del orden de casi 5 por ciento. Además, el crédito al consumo recuperó vigor. El dato más reciente, al mes de septiembre, indica que este tipo de crédito creció a una tasa de 5 por ciento en términos reales.

El resultado de estos factores fue un mayor consumo privado.

De acuerdo con los estimados del FMI, tras su reporte anual sobre México, el consumo privado crecerá este año en 2.4 por ciento luego de un crecimiento de 2.0 por ciento el año pasado.

Este incremento es el que está detrás de las cifras récord de ventas de autos o del crecimiento extraordinario de las ventas del comercio moderno agrupado en la ANTAD.

La gran pregunta es si ese crecimiento será sostenible en el 2016.

De acuerdo con las previsiones del FMI, sí habrá crecimiento pero a tasas más modestas.

El crecimiento del consumo privado, en esa previsión, será sólo de 2.1 por ciento, apenas ligeramente por arriba de la prevaleciente en el 2014.

Con fuertes caídas de la inversión y del consumo públicos, la única manera de sustentar el crecimiento es con una mayor dinámica de la inversión privada.

Y, hasta ahora no se ve que pueda haber un alza espectacular.

El FMI estima que la tasa pasará del 5.8 por ciento en este año al 6.3 por ciento el próximo.

Hay que subrayar que tampoco se visualiza un freno brusco de la economía.

Aunque la inflación repunte, es probable que los salarios reales al menos no caigan y que la masa salarial real se mantenga en números negros.

Sin embargo, se ve muy complicado que el 2016 pueda ser para el mercado interno tan buen año como lo fue el 2015.

Y, hacia adelante, el factor determinante será el desempeño de la inversión privada.

Para ello, el factor determinante será la confianza del sector privado.

Al mes de octubre, el índice que mide la percepción respecto a si es buen momento para invertir se ubicó en 37.9 puntos, que si bien es ligeramente superior al de los meses previos, implica una caída de 16.7 por ciento respecto al mismo mes del año pasado o de 13.4 por ciento respecto al fin del sexenio pasado.

Para pensar en un mayor crecimiento –pese a las reformas– se requiere un nivel de confianza del sector privado que no tenemos hoy.

Twitter:@E_Q_

También te puede interesar:

Lo difícil que es dar buenas noticias

La guerra por los spots 

Sojo y la autonomía del Inegi