Opinión

Corrupción + conspiración = impunidad

 
1
 

 

Así defendía Escobar al PVEM

Cuando se filtró a los medios de comunicación de que la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) estaría investigando a Arturo Escobar y Vega por presuntos delitos electorales, se desató una oleada de conjeturas.

En lugar de asumir que el fiscal de la Fepade, Santiago Nieto Castillo, había cumplido sus funciones, después de una minuciosa evaluación de las pruebas recabadas después del proceso electoral de junio de 2015, la reacción inicial fue que hubo una traición.

Las conspiraciones que flotaron incluía: ¿Sería que el presidente quería mandarle un calambre a los verdes para que no se les ocurriera lanzar candidaturas sin alianzas con el PRI? ¿O será que el gobernador verde de Chiapas y su afán presidencial ya incomodó a algunos posibles candidatos priistas? ¿O fue fuego de otros presidenciables que buscaban incomodar, aún más, al presidenciable secretario de Gobernación, Osorio Chong? ¿No sería esto un complot para balconear y debilitar al otro presidenciable, el presidente del PRI, Manlio Fabio Beltrones, que no sólo necesita la alianza del Verde para asegurar el carro completo para su partido en las elecciones de 2016 y 2017, sino también su propia candidatura? ¿O esta acusación en contra de los verdes sería un reflejo de la distancia que hay entre la procuradora y el secretario de Gobernación y ella le lanzó una granada política? ¿Es posible que el presidente no sabía de la investigación, y este ataque directo a Escobar fue orquestado por otros presidenciables –subrayando que el proceso de relevo se le salió de las manos a Enrique Peña Nieto?

Hasta la forma en que se filtró la información y se hizo pública esta investigación –posiblemente violando los derechos procesales de Arturo Escobar– se presta a especulaciones. ¿Sería que el fiscal de la Fepade, Santiago Nieto Castillo, hizo pública la información sobre la investigación en contra del dirigente verde, asumiendo que mantenerlo en secreto permitiría que los operadores del Verde detuvieran cualquier tipo de investigación desde el inicio de la indagación? Ya filtrada ésta, sería difícil para el presidente y la procuradora congelar la investigación sin considerar los costos políticos para ambos. ¿Sería esta la razón de que Nieto Castillo estuviera dispuesto a correr riesgos haciendo pública la investigación, y de que un juez deseche el proceso por violar el derecho humano y procesal de Arturo Escobar?

O la conspiración está más dirigida a las intenciones reales de Santiago Nieto Castillo como caballo de Troya del PRD, para debilitar al PVEM, como lo asegura el senador de ese partido, Pablo Escudero, debido a que nunca informó el fiscal de la Fepade que fue asesor de la bancada del PRD en el Senado cuando fue nominado al puesto.

Nieto Castillo cumplía los otros requisitos que exige la ley, pero el mentir en la hoja de vida sobre su experiencia profesional… Y los senadores del PRD sabían…

Y aunque la expectativa era de que ocuparía la titularidad de la Fepade, por un periodo de cuatro años, hasta el 30 de noviembre de 2018, seguramente Santiago Nieto Castillo tendrá que renunciar.

Esto ha salpicado a toda la clase política y el gobierno, por igual. Será imposible que el PVEM y Arturo Escobar puedan sacudirse de esta acusación más allá que sea inocente, o que se deseche la investigación por violaciones procesales. El Verde ahora es criptonita. El PRI salió a defender al PVEM, por la vocería de Manlio Fabio Beltrones y Emilio Gamboa, absorbiendo la culpabilidad del Verde ante la opinión pública.

La bancada del PRD, por su incompetencia o por ser gandallas políticos al esconder sus vínculos con Nieto Castillo, debilita la Fepade, acaba saboteando la investigación electoral más importante del país. Y la bancada del PAN acaba tomando una posición en apoyo del PRD, también contagiándose de la falta de credibilidad de los demás. Y el gobierno federal queda expuesto y debilitado por nombrar como subsecretario a un posible delincuente y por consiguiente el tratar de defenderlo ante las acusaciones de la Fepade para asegurar las alianzas necesarias para los procesos electorales en 2016, 2017 y 2018.

Pero sobre todo queda entredicho que el árbitro, que tiene las herramientas para investigar penalmente a delincuentes electorales, y así tomar pasos débiles para darle credibilidad a los procesos electorales en el 2016, 2017 y 2018, fue anulado junto con el resto de la pandilla política.

Twitter: @Amsalazar

También te puede interesar:
Presidente en la banca-gabinete en campaña
Difícil cambiar la política exterior de la avestruz
Seguridad nacional: inversión en el presente para proteger el futuro