Opinión

¿Continuará la fortaleza del dólar?

 
1
 

 

Las remesas, el lado positivo en el alza del dólar

La historia reciente ha mostrado que el inicio de un ciclo de alzas en la tasa Fed termina con los procesos de revaloración del dólar frente a buena parte del resto de monedas. Ya hemos visto tal revaloración extenderse por más de un año y pareciera que la Fed está a punto de dar el paso. Entonces ¿está cerca el fin del ciclo de fortalecimiento generalizado del dólar? Creo que no. Aquí las razones.

Si bien las circunstancias siempre son cambiantes, creo que hay al menos dos elementos que podrían no solo limitar el espacio de debilitamiento del dólar en los siguientes meses, sino que podría hasta darle mayor espacio de fortalecimiento generalizado.

Primero. El proceso de normalización de la postura de política monetaria de la Fed, en conjunto con aquella de grandes bancos centrales, han venido observado cierta divergencia. Lo anterior debido a la expectativa de alza de la Fed contrastando con históricos esfuerzos de relajamiento cuantitativo en la Zona Euro y Japón, por ejemplo.

Dicha divergencia ya había explicado parte de la tendencia de fortalecimiento del dólar frente a monedas tanto emergentes como desarrolladas.

En este contexto, en las últimas semanas ha crecido la expectativa de un mayor esfuerzo por parte del Banco Central Europeo por crear condiciones más favorables para la recuperación económica. Esto entonces implicaría mayor y no menor divergencia en los meses siguientes.

Segundo. La debilidad económica global es una realidad. De hecho, para muchos el riesgo de una nueva recesión global, esta vez promovida por la desaceleración China, no es nada despreciable. En este sentido, no creo que tal nerviosismo caduque en el corto plazo. Hay por un lado economías emergentes que ya se encuentran inmersas en recesiones, otras en franco proceso de desaceleración y otras padeciendo lánguidas tasas de avance económico.

En un entorno así, veo más probable que en los meses siguientes se agudice el nerviosismo ante tal deterioro de fundamentales en el mundo emergente, estimulando aún más la posibilidad de que el proceso de rebalanceo de portafolios a nivel global favorezca más a EUA.

Los dos puntos anteriores crean el entorno ideal para extender la historia de fortalecimiento del dólar más allá de la primera alza por parte de la Fed. Recordemos también que si bien habrá múltiples bancos centrales alrededor del mundo que quisieran seguir a la Fed, y así mantener lo más estable posible sus diferenciales de tasa, su margen de maniobra es muy variado en el espectro internacional.

En este punto, creo que si bien el peso no se desligará de futuros lapsos de volatilidad, si podría guardar un limitado espacio de debilitamiento adicional frente al dólar al compararlo con otras monedas emergentes.

Lo anterior podría sustentarse en un claro contraste con el deterioro de los fundamentales de no pocos mercados emergentes, ante una exposición más limitada a las fuentes de deterioro global (p.e. China).

Veremos.

Twitter:@joelvirgen

También te puede interesar:

¿Y Banxico qué hará?

Fed: Lo bueno, lo malo y lo feo

Fed y Banxico: La puerta continúa abierta para 2015